En mi portafolio: los musicales recientes en Venezuela y @HuerfanitaVE

Artes Escénicas, Cultura, Danza, Música Académica

La danza de Anita

Venezuela

Las tres Anitas participan en el musical FOTO: CORTESÍA

Montar un musical en Venezuela representa una tarea titánica, no solo por los costos de producción, sino porque el país carece de escuelas que eduquen talentos en las tres áreas fundamentales que se necesitan para tal fin. Es por eso que cada director se ve en la necesidad de escoger cuál será el plato fuerte de su obra: cantar, bailar o actuar.

En los últimos años, los escenarios venezolanos han tenido una inclinación hacia los musicales, desde que la productora Palo de Agua montara El Violinista sobre el Tejado (2005-2009), Jesucristo Superestrella (2007-2010) y Los Productores (2008) con figuras de televisión y grandes escenografías en el Aula Magna de la UCV. A esos le siguieron otros como Cabaret (2010-2011), La Novicia Rebelde (2011) y las producciones de Carolina Lizarraga Venezuela Viva (2002-2011) y Orinoco (2011-2012) que tienen un ingrediente más original: el flamenco fusión con música de raíz tradicional venezolana. Solamente en los dos últimos la danza está presente como atractivo principal.

El fin de semana se estrenó Anita, la huerfanita, en el Complejo Cultural Teresa Carreño, con la dirección de Orlando Arocha. El director presentó una propuesta que duró casi cuatro horas en su estreno, con unas protagonistas que no siempre llegaron a las notas en “Mañana”, la canción principal del musical. El perro Sandy no respondió a los encantos de la niña de 11 años y en uno de los números aparecen referencias de musicales extemporáneos como Mary Poppins (1964) y Cats (1981), tratándose de una historia ambientada en los años 30.

Correspondió a Armando Díaz dibujar los momentos clave de este musical con pasos de baile. El coreógrafo de la agrupación Sieteocho Danza Contemporánea y bailarín de la Fundación Compañía Nacional de Danza, tuvo por primera vez a su cargo una responsabilidad como esta y la encaminó hacia movimientos más exagerados que sutiles. El cuadro que mejor lució a nivel de show fue el de los sirvientes quienes, a pesar de resultar afeminados, tenían formaciones llamativas e iban contando una historia mientras bailaban. Es decir, era un discurso que proponía. Las chiquitas del orfanato fue el otro grupo que alegró con juegos, aunque hubo momentos en los que no se entendían los movimientos desde las camas en las que estaban acostadas, por lo unidas y lo lejos que se veían del público.

A pesar de los esfuerzos y las grandes actuaciones de Alicia Plaza, Elaiza Gil y Carlos Arraiz, si a una pieza le falta ritmo y se hace lenta para el público, es difícil que se puedan sacar con pinza las cosas positivas del trabajo per se. Más bien, es difícil que el espectador llegue al final de la obra sin haber dormitado al menos un minuto. En Venezuela hay mucho qué hacer por un género que tanta vida aporta a las artes escénicas de un país.

Texto publicado en la sección Teatro al Día de http://www.vayaalteatro.com y el diario 2001 del martes 28 de agosto de 2012

@despuesdelluvia culmina su primera temporada este domingo en el @Celarg

Artes Escénicas, Cultura

Después de la lluvia, una comedia 100% libre de humo, despide su primera temporada

Este domingo, 26 de agosto, culmina la obra que protagonizan Beatriz Valdés, Eulalia Siso, Haydée Faverola, Malena González, Rossana Hernández, Ricardo Nortier, Agustín Segnini y Jesús Cova

Elenco

La obra presentará su segunda temporada, a partir de la semana que viene, en el Trasnocho Cultural FOTO: CORTESÍA

Hasta el 26 de agosto, la sala de teatro 2 del Celarg se llenará de confesiones. La desértica terraza de un moderno edificio de negocios es el espacio elegido por los empleados para cumplir sus fantasías de libertad y lanzarse en  un ritual prohibido: fumar.

A partir de los encuentros que se producen en ese lugar –que representa un mundo de presiones en constante progreso- emerge la trama oculta de Después de la lluvia. Son relaciones circunstanciales, imprevistas, quizá ocultas, clandestinas, pero sobre todo muy humanas. Los deseos aparentes, los vínculos viciados por el poder y las ridículas obsesiones de cada uno de los personajes se convierten en el eje que sostiene la acción y el espejo que devuelve esa imagen a la realidad del espectador en “una comedia 100% libre de humo”.

La obra, presentada por Circuito de Arte Cénica, habla de las relaciones del mundo moderno. Los personajes están encerrados en una estructura hecha de prohibiciones y el escape es casi siempre gracioso, a veces trágico, casi patético. Fumar cigarrillos en búsqueda de afecto para encontrar en esto el motivo de su existencia.

Después de la lluvia, es una comedia 100% libre de humo original del catalán Sergi Belbel. Cuenta con un elenco conformado por: Beatriz Valdés, Eulalia Siso, Haydée Faverola, Malena González, Rossana Hernández, Agustín Segnini y Jesús Cova, dirigidos por Ricardo Nortier, quien también actúa. La obra se presentará del 19 de julio al 26 de agosto en la sala de teatro 2 del Celarg, que está ubicado en la avenida Luis Roche de Altamira. Las funciones serán de jueves a sábados, a las 8:00 pm, y los domingos, a las 7:00 pm. Las entradas tienen un costo de 140 bolívares para el público general y pueden adquirirse en las taquillas del teatro o por internet. Más información a través de la página web www.celarg.org.ve y la cuenta de Twitter @despuesdelluvia.