Mi apreciación sobre los instructores del Maratón de Baile Coca Cola

Danza, Festival

Maratón de baile Coca Cola

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 Nunca le he dado crédito a las bailoterapias. Son como una suerte de burla a la danza, donde la gente piensa que por sudar una hora con un instructor, ya es bailarín. Sin embargo, el domingo asistí a un maratón de baile que se realizó en la Plaza Alfredo Sadel y que congregó a casi 1.500 personas en torno al movimiento y la distracción.

 

Lo interesante de esta experiencia fue apreciar el trabajo de siete agrupaciones que se dedican, en mayor o menor medida, a dirigir este tipo de entrenamiento. Pedro Moreno, conocido como el creador de “La Gran Bailoterapia”, fue quien abrió la jornada. En cuarenta minutos de presentación se cambió tres veces de ropa de ejercicio y le preguntaba constantemente a los participantes “¿lo agarrastes? (sic)” refiriéndose al paso que acababa de hacer. Su clase consiste en colocar música típica de hora loca en la que cada participante ya sabe cuáles pasos realizar. Totalmente predecible. No sé hasta qué punto su baile es ejercicio.

Cuando llegó Laura Caría al escenario, demostró que no hace falta tener un micrófono en mano para dirigir este tipo de eventos. La primera profesora venezolana certificada en Zumba, presentó un show coreografiado en el que cada paso estaba montado, incluso las expresiones y los juegos con el público. Se pasearon por la salsa, el merengue, la danza nacionalista y otros bailes más modernos, con una serie de movimientos que para los menos talentosos podrían resultar muy difíciles de seguir. Son secuencias en las que no necesariamente se repiten los pasos a la derecha y a la izquierda, como en una coreografía real. Al final, los instructores se mezclaron entre el público para bailar “Sexy and I know it” de LMFAO y saludar cual bailarines para despedirse.

Ímpetu Producciones aprovechó su participación para contar una historia, mientras vendían el concepto de la academia. Daniel Solórzano y su equipo utilizaron música de moda para bailarla a su manera e impulsar los valores bajo los cuales forman niños y adolescentes: danza, pasión, arte, voluntad, libertad e ímpetu.

Finalmente, Baerobics, Fitness Dance y Leonardo Hernández cojearon en técnica, en pedagogía y en diversidad musical. El reguetón no es solo meneo y seguir a un instructor de lado a lado. Es también la energía con la que se haga, la imagen que se le dé al público y, sobre todo, el respeto con el que realicen su trabajo.

Texto publicado en el diario 2001, el martes 21 de agosto de 2012

Anuncios

Lista completa de ganadores del Premio Municipal de Danza 2012

Artes Escénicas, Cultura, Danza

Premios rojos

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Una, dos y hasta tres robos en un año. O más. La inseguridad en este país… Y uno se va por el lamento de todos los días. Pero este es más hondo porque fue en una sala de teatro, donde se supone que ver danza contemporánea es una reunión de conocidos (casi siempre van las mismas personas) que creen que podemos salir adelante. Y volver a pasar por un lugar donde uno “perdió” sus pertenencias, requiere olvidar la indignación, sobre todo si la visita es recurrente.

Fui a la sala Anna Julia Rojas, una vez más, para presenciar la ceremonia de los Premios Municipales de Danza 2012. Esa fue la única manera que encontré de tener una lista completa de ganadores, porque la desinformación abunda en este mundo de bohemios. Ese día, en un acto absolutamente panfletario, entregaron también los reconocimientos de Teatro, Música y Promoción y Difusión Cultural. Hubo distinciones con nombres como “4F” y “Juventud Libertadora y Revolucionaria” y leyeron un documento en el que, además de las fechas de independencia y federación, se agregan los años de “revolución”.

La escuela de ballet de la maestra Nina Novak ganó como mejor grupo de danza clásica del año. Pero ella, en unas palabras que llevó preparadas –para atender a la “formalidad” del caso en medio de aquel bululú– dijo que no es uno, sino 48 los años que tiene dedicándole al país. Ella, con la reverencia que suele hacer al público cada vez que está sobre un escenario, debería tener un premio honorífico. Saquen cuentas.

Bailarines como Brixio Bell, Rommel Nieves, Edelqui Cruz, Walter Castillo, e incluso el escenógrafo Edwin Erminy tienen en su CV una labor vitalicia de formulación de postulados que contribuyan al crecimiento de la danza en Venezuela, cada uno en su área. Bien por ellos.

Ese día también me enteré de que el Premio Municipal de Teatro lleva el nombre de César Rengifo. No lo justifico pero, tal vez, si este asunto tuviera el bombardeo de promoción que merece, el concursante de Quién Quiere Ser Millonario del domingo no hubiera tenido que llamar a una periodista cultural para enterarse de que este venezolano, además de pintor, fue dramaturgo. Una muestra de que a las artes escénicas venezolanas les hace falta difusión.

Lista completa de ganadores:

  • Mejor grupo de danza clásica: Escuela de Ballet Nina Novak
  • Mejor grupo de danza tradicional o folklórica: Agrupación Joropiándolo
  • Mejor grupo de danza contemporánea: 100% Impro
  • Mejor bailarina: Carolina Petit
  • Mejor bailarín: Edelqui Cruz
  • Mejor coreografía: Oro, mar y sangre, de Brixio Bell
  • Mejor escenografía: Edwin Erminy
  • Mejor vestuario: Nydia Figuera
  • Mejor musicalización: Walter Castillo
  • Docencia: Aura Morales
  • Trabajo de investigación dedicado a la danza: Obra bibliográfica Vidas maestras
  • Premio “Juventud libertadora y revolucionaria”: Eva Millán, la agrupación de danza
  • Distinciones honoríficas: Laura Prieto, Rafael González, Expresiones Neoclásicas, Freddy Urdaneta, Idelmar Saavedra, Yolimar Coronado, Ana Karina Henríquez, Yosmer Mejía, Compañía de Danza Contemporánea de Unearte.

Jurados:

Evelyn Moly Pérez Clarence, Emma Pérez, Ma. Parra Petit, Stella Quintana y Susan Castellano.

Texto publicado en el diario 2001, el 07 de agosto de 2012

Félix Oropeza es un Agente Libre

Artes Escénicas, Cultura, Danza

Félix Oropeza no pertenece a nadie

Agente Libre

El bailarín caraqueño se maneja entre códigos que lo definan como venezolano FOTO: CORTESÍA FÉLIX OROPEZA

Félix Oropeza concibe la danza desde el mismo momento en que se dio cuenta que esa era la manera de interactuar en el barrio donde vivía. De chiquito, en San Agustín del Sur, lo hacían bailar. Como lo hace toda Venezuela. Este tema fue la inspiración de una tesis llamada Espacio libre, de la que ahonda: “Es la concepción de una memoria corporal de Caracas a través del baile, durante 20 años. Entonces, no solamente es el baile tradicional popular urbano o la danza escénica como ballet o contemporáneo, sino cómo nosotros bailamos en la ciudad. En un juego Caracas-Magallanes, en el Metro, bajo la lluvia. Para mí el baile representa algo más que poner una música y moverse. De cómo nosotros nos expresamos como caraqueños o caribeños”.

Oropeza se interesó por los grupos de folklore en el Liceo Andrés Bello, en lugar de ser militar que era su primer deseo. De ahí el recorrido ha sido largo: Amigos del Folklore, los talleres de tradición popular de la Fundación Bigott y el Instituto Nacional del Folklore. También bailó con Un Solo Pueblo, Con Venezuela y el grupo Madera, hasta que conoció a Carlos Orta y entró en Coreoarte.

Antes de partir a Canadá, lugar donde pasó tres años bailando, Félix Oropeza perteneció a Neodanza y Danzahoy. Al llegar del norte y presentar la pieza Nocturno cero en el Festival de Jóvenes Coreógrafos, se ganó el Premio Municipal de Danza. Ahí empezó Agente Libre, la compañía, en 1999. “Yo era un agente libre y me gustó el nombre. Se transformó luego como autonomía, de no creer en nadie, como forma de trabajo”.

Actualmente Oropeza tiene a su cargo una compañía de 10 bailarines a los que ha moldeado con una técnica propia, que se ha desarrollado desde hace 6 años aproximadamente. La agrupación se preocupa por tratar los temas que le atañen al hombre contemporáneo. Su inquietud por la repetición no lineal hace su trabajo más reciente sea Anáfora, una temporada de 4 funciones que se presentó hasta el 3 de julio en Unearte. Este director es uno de los tantos bailarines de danza contemporánea que ha encontrado en la creación un refugio a pesar de las vicisitudes económicas y sociales (no tienen subsidios, ni sede propia) que ha tenido que sortear para seguir haciendo arte en el país.

Texto publicado en http://www.estilobaile.com

Project Bandaloop: Danza en rapel

Cultura, Danza

Bailar en vertical

Dance aereal

Project Bandaloop es una compañía con 20 años de trayectoria en Estados Unidos FOTO: http://www.projectbandaloop.org

Project Bandaloop es una agrupación proveniente de Estados Unidos, creada en 1991, que se caracteriza por hacer danza unida a las posibilidades que les ofrece a los bailarines las técnicas del rapel y la escalada. Las coreografías tienen comunicación entre la naturaleza, la comunidad y el espíritu humano. Su trabajo explora la relación movimiento-gravedad y estimula los sentidos de los espectadores con presentaciones en lugares en los que convivan los ambientes naturales y construidos, generalmente en rascacielos altos o montañas rocosas.

Su directora, Amelia Rudolph, es miembro del Consejo de la Danza en su país natal y ha hecho trabajo de algo que ella llama “creatividad política y espiritual”. Desde que se convirtió en escaladora profesional y de alta competencia, cuando subió por primera vez la Sierra Nevada de California en 1989, supo que podía unir sus dos pasiones en un proyecto que arrastrara a más apasionados como ella. Es así como surge Project Bandaloop, una compañía que tiene más de 20 integrantes entre bailarines, asesores técnicos, músicos, directores y profesionales en multimedia.

Texto publicado en http://www.estilobaile.com

Desafío al Movimiento Ímpetu 2011

Artes Escénicas, Cultura, Danza, Festival

El desafío que Ímpetu enfrentó por séptima vez

Musa

Los ganadores del Desafío al Movimiento en la categoría Academia Juvenil Jazz FOTO: CORTESÍA ÍMPETU PRODUCCIONES

El equipo de Ímpetu (Producciones y Centro de Danza) lleva casi una década demostrando su capacidad gerencial en torno al baile. No sólo una academia de formación en jazz, tap, ballet y hip hop; sino que también se ha encargado de presentar espectáculos musicales, concibieron con Fundacción Ímpetu su forma de hacer labor social, venta de ropa por catálogo, planes vacacionales, paquetes en eventos y las competencias Desafío al Movimiento Gaitas y Desafío al Movimiento (Jazz-Urbano-Fusión).

De este último se celebró la séptima edición durante marzo y abril. Viajaron por Puerto La Cruz, Valencia, Mérida y Maracaibo y la final se presentó en la Concha Acústica de Bello Monte. La utilización de elementos, escenografía, vestuario, musicalización, secuencias originales, creatividad y técnica profesional influyeron en la decisión de los jueces del Broadway Dance Center de Nueva York como Sheryl Murakami y Jamie Jackson.

Hubo performances relacionados con la violencia como el de N2Break, que utilizó guantes de boxeo y saltos continuos durante su ejecución. Pero también destacaron el jazz lírico de Alejandro Martínez, que bailó con un globo de helio que hacía las veces de su pareja o musicales de Burlesque, canción de Christina Aguilera bastante repetida en la jornada al igual que Gettin Over You de David Guetta featuring Fergie. Las categorías más reñidas fueron Juvenil Jazz – fusión, en las que ganaron Musa y Fuera de Orden, respectivamente.

Las academias de salsa Solar Latino y Ashé, Raíces y Cultura se vieron disminuidas al participar en una competencia que no era para tal género. En las muestras fuera de competencia, la muestra infantil de Ímpetu con inspiración en las películas de Pixar impactó con la alusión real de la casa voladora de Up realizada con verada y papel de seda.

Lista completa de ganadores (según la página web de Ímpetu):

Colegios:

Pre-Juvenil: Colegio Madre del Devino Pastor

Juvenil: Colegio Los Campitos

Academias:

Infantil: Academia Anita y Marjorie Vallenilla (Pto La Cruz)

Pre-juvenil: Academia Betty York Jazz (Pto La Cruz)

Juvenil Jazz: Academia Musa 46.75

Juvenil Urbano: Academia Liter Dance 38.90

Grupos independientes

Pre-juvenil: Arte y Glamour

Juvenil Jazz: Fuera de Orden 41.50

Juvenil Urbano: N2BREAK 43.60

Solistas

Femenino: Rosemily Rosas 18.05

Maculino: Alejandro Martinez 35.25

Texto publicado en http://www.estilobaile.com

¡Teatro, danza y algo más! de Anita Vivas

Artes Escénicas, Cultura, Danza

Para Anita Vivas, la escena

es ¡Teatro, danza y algo más!

El espectáculo musical, en homenaje a tres tipos de arte, se llevó a cabo los días  11 y 12 de diciembre en la Casa del Artista

 

Teatro, danza y algo más

Grupo intermedio de jazz

La exigencia y disciplina que mantienen los alumnos del Estudio de Danza Anita Vivas se demuestra en cada espectáculo. La presentación de fin de año que tuvo lugar los días 11 y 12 de diciembre en la sala Juana Sujo de la Casa del Artista fue un variado repertorio que incluyó hip hop, danza contemporánea, jazz y ballet, además de la presentación de Tres artes para darte, una historia de Teatro Musical e invitados especiales.

¡Teatro, danza y algo más! Se dividió en tres partes. Comenzó con la muestra del primer montaje de teatro musical Tres artes para darte, escenificación de la conocida historia de jóvenes artistas que quieren probar suerte en las tablas, a través de una academia de música. Las canciones que utilizaron fue una recopilación de grandes éxitos musicales de Broadway que dieron inspiración a la historia. Luego del intermedio, los ritmos más movidos llenaron el escenario: desde Christina Aguilera, pasando por Celia Cruz, hasta Mónica Naranjo. La última parte de la función estuvo dedicada a la naturaleza. Cada grupo apareció vestido de flores, mariposas, abejas, coquitos, topos, ratones, hadas de fantasía, cobras, águilas, perros y gatos, emulando los movimientos de cada ser viviente en sus coreografías.

Del público salieron volando –literalmente- Dominique Vogler y Mauricio González, con una exhibición de acrobacia aérea en telas que ellos llamaron Entre dos. Otro de los invitados fue Miller, un atleta de street ball, disciplina en la que el más fuerte es el que mejor domina un balón de basquetbol.

La escenografía, totalmente minimalista, predominó. Telas blancas que proyectaban visuales de colores al ritmo de la música, acompañaron las coreografías de Vittorio Mason, Sonilen Jiménez, Jesús Orta, Yoaldry Espinosa, Neliana Rodríguez, Gisleydi Herrera, Gismary Herrera y Jonnathan Gómez, a quienes Anita Vivas agradeció al finalizar el espectáculo.

Enlaces relacionados:

Lo Bailao, de Carmen Terife

Artes Escénicas, Cultura, Danza

Aprender flamenco a través de la radio

Lo Bailao fue el espectáculo de fin de año de la agrupación Flamenqueando, dirigida por Carmen Terife, que se presentó hasta el domingo 12 de diciembre en el Espacio Plural del Trasnocho Cultural

 

Carmen Terife

Las bailaoras lograron aprender de flamenco, en pocas lecciones de radio FOTO: CORTESÍA FLAMENQUEANDO

A Carmen Terife no le gusta salir de la cotidianidad de su casa y eso lo ha demostrado en sus últimas presentaciones. El tema doméstico es reincidente en Lo Bailao, una propuesta escénica en la que predominan como escenografía una cama, un recibo, una jarra con agua y 10 bailaoras de muy distinta edad que entran a escena sin un vestuario específico de baile. Se quitan los zapatos en medio de aquella habitación recreada, se cambian de peinado, zarcillos, y ¡a bailar!

La pauta la marca un programa de radio cuyo nombre le da título al espectáculo. Las bailaoras intentan aprender, en breves lecciones, qué es una seguirilla, una rumba o una farruca. La inteligente propuesta abarca anunciantes, que hacen los cortes comerciales del programa de radio, mientras las bailaoras cambian de vestuario. Sin embargo, por la rapidez de las lecciones, no existe demasiada profundidad en los pasos empleados para las coreografías. Los coloridos vestuarios van de acuerdo a lo que la profesora de flamenco va narrando por radio. La simpatía de las intérpretes y la frescura del tema tratado, hacen de los 50 minutos que dura la presentación un alegre homenaje a las maestras del flamenco y una invitación a que todo el que quiera puede bailar el arte español, sin importar la edad.

Enlaces relacionados: