Carlos “El Torbellino” Mezza estrena el espectáculo “De amor y despecho”

Artes Escénicas, Cultura, Danza

El reconocido bailaor presentará su Stand Up Comedy flamenco entre el 2 de octubre y el 1° de noviembre en la Sala Rociera El Jaleo

De amor y despecho

El próximo viernes 2 de octubre, la Sala Rociera El Jaleo estrenará el Stand Up Comedy Flamenco De amor y despecho, un espectáculo original de Carlos Mezza “El Torbellino”. El show narra las vicisitudes de ese sentimiento en varios estadios: la inocencia del primer amor, los encuentros de solo una noche, las maneras en las que ha ido cambiando la manera de expresar el amor a los otros y, por supuesto, los amores tormentosos que terminan en inevitables despechos; para continuar con la esperanza de encontrar algún día a ese amor anhelado y poder vivir ese “amor para siempre”.

De amor y despecho es un espectáculo narrado, bailado y cantado que cuenta con la participación de las bailaoras Aniuska Obregón, Iliana Sfeir, Rocío Conde e Isamar Lozano; los músicos Pedro Chacón “El Colita” en la guitarra y la dirección musical, Nacho Suárez y Julio Alcocer en la percusión, Ceci Tuesta en el violín y Andrés Eloy Rodríguez en la flauta, todos acompañados de las caracterizaciones de El Torbellino en el escenario quien, además de la dirección general y las coreografías, interpretará en vivo canciones de Ilan Chester, Rocío Durcal y coplas españolas, entre otras.

Carlos Mezza es director general de la academia Adagio y Bulería desde hace 10 años. Es productor y director del Premio Torbellino Flamenco que es la única competencia para solistas y grupos de flamenco en Venezuela, que este año llega a su quinta edición el 15 de noviembre. Allí participarán bailaores que pocas veces se cruzan en un mismo escenario, como Daniela Tugues, Siudy Garrido, Diana Patricia; academias de Barquisimeto, Maracay, Valencia, Trujillo, San Cristóbal, Margarita, Puerto La Cruz, Puerto Ordaz, Maracaibo, entre otras ciudades.

Las funciones de De amor y despecho se llevarán a cabo los días viernes y sábado a las 10:00 pm y domingos a las 4:30 pm, en la Sala Rociera El Jaleo, que se encuentra frente a la Plaza Bolívar de El Hatillo. Las entradas cuestan 700 bolívares y pueden adquirirse en la puerta.

Más información: teléfono (0412) 735-3484 y reservaciones al (0212) 961-1356, Twitter e Instagram @El_Torbellino

El Teatro Santa Rosa de Lima celebró Los 10 de Ímpetu con 7 funciones a casa llena

Artes Escénicas, Cultura, Danza, Espectáculos

1093 bailarines presentaron un espectáculo inspirado en los cinco valores de la organización y que fusionó la danza lírica, moderna y el tap

IMAGEN LOS 10 DE IMPETU

El domingo 21 de junio, el Grupo Ímpetu cerró las 7 funciones que celebraron los 10 años de la organización que se ha consolidado en la última década como una de las más importantes en materia de danza, festivales y espectáculos corporativos en Venezuela. Bajo el lema Los 10 de Ímpetu, el Teatro del Colegio Santa Rosa de Lima se llenó del talento de 1093 bailarines de las sedes de La Lagunita, La Castellana y Prados del Este, quienes presentaron un espectáculo lleno de magia inspirado en los cinco valores emblemáticos de Ímpetu: voluntad, arte, pasión, danza y libertad.

Todo el mundo es especial; bailo, inspiro, soy ímpetu; el que estuvo es importante, el que está es esencial; persistir-insistir; la perspectiva abre caminos; cada detalle cuenta; pequeños pasos para grandes metas; pan, agua y creatividad; dormir para soñar, soñar para trascender fueron los títulos de los 10 actos, que a la vez son 10 creencias que intentó transmitir el espectáculo a los asistentes, interpretados con vestuarios y mezclas de música originales. Además de los alumnos más destacados de los centros de danza, se presentaron 71 bailarines becados de la “Fundacción Ímpetu”, una iniciativa del Grupo Ímpetu para niños artistas de escasos recursos.

El Grupo Ímpetu es una empresa constituida desde el año 2005, fecha en la que Ímpetu Centro de Danza abrió su primera sede como academia que imparte clases de géneros comerciales, líricos y urbanos. La organización está dedicada a la promoción de espacios culturales a través de diferentes actividades relacionadas con la danza y el teatro musical, y desde entonces ha estado conformada por un grupo de jóvenes profesionales que acumulan experiencia no solo en danza, sino en herramientas de trabajo para crear una empresa dinámica, innovadora, proactiva, responsable y con visión de negocios.

El espectáculo Los 10 de Ímpetu fue presenciado por 960 personas en cada función, lo que da un total de casi 7mil espectadores. Todo un logro para los espectáculos de danza en Venezuela.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Más información: teléfonos (0212) 979-0012 y (0414) 112-0358, web http://www.impetu.com.ve o en las redes sociales: Instagram @impetuproducciones / Twitter @impetupro

Ya están abiertas las inscripciones para el campamento “En Movimiento Musical”

Artes Escénicas, Cultura, Danza, Música

Los niños y jóvenes entre 6 y 15 años de edad podrán aprovechar dos semanas de sus vacaciones para asistir a clases de baile, canto, actuación y juegos recreativos

Campamento En Movimiento Musical

Ya están abiertas las inscripciones de En Movimiento Musical, un campamento vacacional organizado por Ímpetu Producciones que se llevará a cabo a partir del 20 de julio.

El plan vacacional está dirigido a niños y adolescentes de entre 6 y 15 años de edad que no necesariamente tengan experiencia en géneros artísticos. La idea es que quienes se inscriban, puedan disfrutar cada día de 8:00 am a 3:30 pm, de clases de baile, canto y actuación dentro de las instalaciones de la Sala Luisela Díaz que se encuentra en el Caracas Theater Club de San Román y en donde se presentará un musical inédito el día final, elaborado entre todos los integrantes del campamento.

Los campistas serán divididos por grupos según su edad y madurez y cada grupo está dirigido por un guía y un mini-guía. Durante las mañanas tendrán los talleres y en las tardes el ambiente se transformará en magia con juegos donde participarán todos.

El plan tiene incluido desayuno (puede variar entre cachitos, pastelitos, cereal, jugo de frutas, entre otros), almuerzo (con menús infantiles de Sanduchef que varían entre sándwiches de pollo, carne, Nuggets y un snack dulce de postre). Los campistas recibirán dos franelas de uniforme de uso obligatorio para el campamento y un par de entradas para que inviten a sus padres y amigos al musical. Todos los días los padres reciben un correo diario con las actividades hechas a fin de mantenerlos involucrados con las actividades que viven los campistas.

Ímpetu Producciones, empresa dirigida por Claudia Chafardet, está dedicada al desarrollo de eventos y actividades culturales. Cuenta con instructores de una importante experiencia en el mundo artístico. Este es el quinto año en el que Ímpetu combina su experiencia y trayectoria en la formación de jóvenes talentos, con la innovación y creatividad que caracteriza a cada uno de sus proyectos, para desarrollar un plan de actividades recreacionales que aseguran el disfrute de los participantes, al mismo tiempo que fomenta su interés en las artes, y le desarrolla su capacidad de crear, trabajar en grupo y ser independiente.

En movimiento musical es un campamento que asegura una experiencia mágica, cómoda y segura. La experiencia tiene un costo de 21.800 bolívares + IVA (incluye comida, uniforme y entradas para el musical) y se reserva con la planilla de inscripción y el 50% del monto. El restante debe cancelarse el 10 de julio.


Más información: teléfonos (0212) 979-0012 y (0414) 112-0358, correo
enmovimiento@impetu.com.ve, web http://www.impetu.com.ve o en las redes sociales: Instagram @impetuproducciones / Twitter @impetupro

La 11ª edición de Desafío al movimiento será el 18 y 19 de abril

Artes Escénicas, Cultura, Danza

La competencia de baile en géneros líricos, urbanos y comerciales organizada por Ímpetu Producciones, tendrá sede en la Concha Acústica de Bello Monte

Desafío al Movimiento ÍMPETU

Bailarines entre 9 y 30 años de edad se darán cita en la Concha Acústica de Bello Monte los días 18 y 19 de abril para competir en los géneros lírico, urbano y comercial en la 11ª edición de Desafío al movimiento, una competencia organizada por Ímpetu Producciones que se ha realizado ininterrumpidamente y en la que han participado más de 10 mil bailarines nóveles, amateur y profesionales en cada una de las categorías a lo largo de estos años.

Durante dos días, bailarines de colegios, academias y grupos independientes provenientes de Caracas, Valencia, Maracay, Barquisimeto, Punto Fijo, Barcelona y otras ciudades de Venezuela se darán cita para poner a prueba la voluntad, libertad, pasión y arte con la que desarrollan la danza, valores que Ímpetu promueve en todas sus creaciones.

Ímpetu Producciones es una empresa dedicada a la conceptualización, desarrollo, ejecución de eventos y actividades relacionadas con la danza y el teatro, de alcance nacional. Es parte del Grupo Ímpetu, dirigida por Claudia Chafardet, dedicada a la promoción de espacios culturales y que está conformado por un staff de jóvenes profesionales que acumulan herramientas de trabajo en diferentes áreas para crear una empresa dinámica, innovadora, proactiva, responsable y con visión de negocios.

Las inscripciones para los bailarines estarán abiertas hasta el 27 de marzo y la categoría en la que debe inscribirse cada agrupación dependerá de la edad, experiencia y género en el que se inscriba. La cita es para el sábado 18 y domingo 19 de abril, en la Concha Acústica de Bello Monte, para disfrutar de Desafío al movimiento. Las entradas tienen un costo de 350 bolívares y están a la venta en las sedes de Ímpetu Centro de Danza en Prados del Este, La Lagunita y La Castellana y en la puerta del evento.

Más información: (0414) 112-0358, @impetuproducciones en Twitter e Instagram y www.facebook.com/impetuproducciones

Danza: comunicación, lenguaje y libertad

Artes Escénicas, Cultura, Danza
Marcy Alejandra Rangel
Texto para la charla Danza, participación y resemantización del espacio público y privado

 Danza y resemantización del espacio público en Caracas

La danza es comunicación. Comunicación íntima del bailarín que necesita expresarse a través del movimiento, y comunicación con su entorno, como un todo colectivo y social, tomando en cuenta también los pueblos en los que la cultura está soportada por el movimiento y desde allí transmiten valores éticos y estéticos. Desde el que se forma para bailar en un escenario, hasta el que –teniendo una sociedad mayoritariamente urbana- baila en una fiesta, una discoteca o un acto popular, “está continuando la vieja necesidad que ha tenido la humanidad desde sus comienzos de expresarse y participar en la vida social por medio del movimiento” (Fuentes, 2007).

La danza teatral contemporánea, dice Ana Inés Lazzaro (2011), impone nuevos significados cuando se trata como un fenómeno comunicativo porque no se basa en la palabra-texto como la comunicación tradicional. Por eso, propone a los espectadores significaciones abiertas a partir de una experiencia sensorial.

Para que la danza tenga importancia, debe tener trascendencia. Por eso, el que un bailarín sea producto de un momento social, político y económico, contribuye a crear y transformar ese contexto. Dice María Elena Ramos en La cultura bajo acoso: “El lenguaje no es cualquier instrumento sino uno que define –y que también va construyendo– al hombre que lo expresa”. (2012: 13). En ese sentido, el bailarín es una construcción cultural que contribuye a formar una serie de características que la sociedad valora como útiles. Por ejemplo: contribuye con el desarrollo emocional y educativo de los niños, forma parte del patrimonio de los pueblos, puede contribuir al crecimiento económico de la industria cultural de un país y se fomenta el interés en la formulación de proyectos para agregar valor a la danza y beneficiar a la comunidad.

Pero así como la danza es comunicación, también es lenguaje. Lenguaje que actúa mediante un diálogo que, recurriendo de nuevo a Ramos para completar la idea:

Implica un decir y un escuchar, que conlleva un preguntar y un responder en libertad. El diálogo es dialógico: necesita dos. En su vaivén va tejiendo espacio especulativo entre dos diferentes, que comparten afinidades y enfrentan divergencias. El lenguaje se forma con lo que al diálogo van aportando uno y otro, haciéndolo avanzar. Aun manteniendo cada uno sus ideas esenciales, una buena interlocución redimensiona el pensamiento y la tolerancia. (2012:18)

El lenguaje en el arte no solo tiene que ver con la obra, sino además con la utilización inteligente de ese talento para permear lugares deshabitados. En el apartado sobre el “Contexto cultural de la danza” que propone la española Sylvia Fuentes en su libro Gestión y danza, se hace énfasis al capítulo de la promoción en la obra de arte. Cómo “muchos profesionales voluntariosos han experimentado la frustración de no lograr el objetivo de interesar al público o incluso a las autoridades culturales y agentes económicos”, por lo complicado que es saber cuál estrategia va a funcionar y por el poco presupuesto que tienen las compañías (y lo costoso que resulta una campaña publicitaria formal). Incluso, continúa Fuentes, “muchas veces esta publicidad consiste en atraer a amantes de la danza (es decir, un público que ya se tiene de antemano) a los teatros y escenarios formales” lo que deja de lado a ese espectador incrédulo que no se acerca a la danza contemporánea o al ballet y eso le da rienda suelta al bailarín o coreógrafo que realiza su obra, muchas veces, sin detenerse a transgredir al espectador, lo que produce rechazo y desentendimiento o en el mejor de los casos motivación, logro, reincidencia.

La formación de públicos en torno a la danza es una tarea pendiente para los gobiernos locales y nacionales, quienes la toman como una de las artes que menor espacio tiene dentro de sus programaciones, tanto políticas como artísticas, sin contar el deslindamiento que debe haber de todas las artes de propósitos políticos y polarizadores; sin contar con la revisión de la gestión que debe dignificar al bailarín y al coreógrafo como un profesional más, con salarios, beneficios, lugares de residencia artística, espacios para el intercambio, subsidios para las compañías. También debe ser motivo de reflexión para los medios de comunicación social que, si bien tienen su propia lucha por la sobrevivencia de los impresos y la migración a lo digital, también es cierto que pocas veces en toda su historia le han dedicado espacios fijos semanales a esta rama del arte y a promover la danza no como una actividad elitista, extracurricular y de ocasión, sino como una profesión que tiene sus diferentes aristas y problemas. Por último, la gestión de la danza debe mirarse desde una perspectiva académica –que casi no existe, al menos en Venezuela– que permita registrar y teorizar los procesos, sus avances, sus retrasos, su historia.

La danza es, sobre todo, libertad en tanto permite expresar algo a través de la conjunción entre el cuerpo y la subjetividad; entre el movimiento, el pensamiento y el sentimiento, pero sobre todo la unión de la comunicación, utilizando el lenguaje, expuesto de una manera absolutamente creativa. En palabras de María Elena Ramos (2012):

Para el individuo, una cultura de la libertad conlleva autonomía en el pensar, en el decir, un actuar en acuerdo con los valores de su conciencia, un uso de su albedrío para participar sin temor a represalias, una capacidad de elegir desde el propio criterio, una independencia en la producción de la obra (y en la autenticidad al elegir los temas y formas que constituirán esa obra)”. (p.22).

La libertad entonces, no es algo que el artista consigue, sino todo aquello que lo mueve; que une  diferentes caracteres creadores en distintas circunstancias para expresar sus diferencias y proponer nuevas preguntas en torno al tema que les llama la atención en ese momento. Pero el escenario de un artista que promueve la libertad en su diálogo con el otro, con el espectador, debe ser también construir un mundo en el que le sea posible ser libre. De no ser así se toparía con sus propios límites al encontrarse con una realidad donde es la palabra y no el movimiento lo que abarca casi todos los lugares de expresión. Por eso es tan importante el diálogo del coreógrafo y el bailarín con el espectador, con el periodista, con el político, con la comunidad, incluso el mismo diálogo interno. “Sin diálogo pierde el lenguaje, pierde la cultura y pierde la democracia. La libertad pierde”. (Ramos, 2012: 19).

Referencias:

Fuentes, S. (2007). Gestión y danza. Bilbao: Asociación Cultural Danza Getxo.

Lazzaro, A. (2011). Cuerpos imaginados: danza, transformación y autonomía. Córdoba: Universidad Nacional de Córdoba.

Ramos, M. (2012). La cultura bajo acoso. Caracas: Cedice.

“Viaje Vertical” es el nuevo espectáculo de @Sieteochodanza [estrena el #30oct en @Uneartes]

Artes Escénicas, Cultura, Danza

El espectáculo es una recopilación de las obras más emblemáticas de la agrupación de danza contemporánea, que se presentará en la sala Horacio Peterson de Unearte para luego seguir en otros tres teatros de Caracas

 

Dibujo de Victoria Díaz

Dibujo de Victoria Díaz

Sieteocho Danza Contemporánea continúa la celebración de sus siete años de fundación con la presentación de Viaje Vertical. Este es un espectáculo que reúne cinco obras que la agrupación ha presentado en la escena caraqueña desde 2003 en formato de cámara (solos y duetos).

Tres preámbulos para un solo hecho (2003) es un dueto interpretado por Emérita García y la bailarina del Ballet Teresa Carreño Claudia Olaiz, que habla de la dualidad como universo de conflictos entre contrarios: blanco y negro, frío y calor, día y noche. “Indefinidas resonancias y disfraces que conducen a quien alberga tal desdoblamiento a perder la razón”.

 Tres preuámbulos para un solo hecho

No aplica (2007) es un unipersonal interpretado por Carlos Acosta. Trata de un personaje que transita vulnerable y ansioso en la espera de un amor empeñado, circunstancia que lo transforma en antihéroe, de esperanzas rotas, amores fracasados y despecho caribeño.

 No Aplica

Silencio Habitado (2009) es uno de los solos de la obra Cuatro cisnes, coreografía de Anaísa Castillo e interpretada para esta ocasión por Carla Barquero. Se trata de un unipersonal nostálgico que representa el cielo después de la muerte, como espacio más tranquilo para el alma.

Foto: Karen Díaz

Foto: Karen Díaz

Tú eres demasiado vaina (2014) es un solo interpretado por Eliana Guerrero quien, a través de sus movimientos, se formula preguntas como: “¿Quién puede saber de sus propios demonios permaneciendo constantemente bajo la máscara?”.

Foto: Miguel Gracia

Foto: Miguel Gracia

DQ Edition (2014) fue una pieza creada para la celebración del 30 aniversario del Festival de Jóvenes Coreógrafos de Venezuela que él mismo dirige. Está basada en el pax de deux del Ballet Don Quijote (1869) de Marius Petipá. Lo interpretan Eliana Guerrero y Danny Rojas, bailarín del Ballet Teresa Carreño.

 D.Q Edition. Foto Miguel Gracia (1)

Viaje vertical es un espectáculo en el que se acepta la perplejidad ante una vida ya pasada. Es un trabajo realizado en estilo transparente, se trata de historias cuyos dramas apenas quedan resueltos. La dirección está a cargo de Armando Díaz, bailarín de la Fundación Centro Nacional de Danza, y el diseño de iluminación pertenece a Gerónimo Reyes y Yoselin Vielma.

FUNCIONES:

  • UNEARTE: del 30 de octubre al 9 de noviembre. De jueves a sábados a las 7:00 pm y domingos a las 6:00 pm. Sala Horacio Peterson. Entrada: 50 bolívares.
  • Festival Venezuela se mueve: jueves 13 de noviembre, a las 6:00 pm, en el Teatro La Alameda de San Agustín del Sur. Entrada libre.
  • Accionarte: viernes 14 de noviembre, a las 7:00 pm, en el Celarg. Avenida Luis Roche de Altamira. Entrada libre.
  • Centro de Arte La Estancia: sábado 15 de noviembre, a las 4:00 pm, en el Centro de Arte La Estancia, avenida Francisco de Miranda a la altura de Altamira.

 

Más información: @SieteochoDanza en Twitter e Instagram y www.facebook.com/SieteochoDanza

“Lo que no se dice”, de @sieteochodanza, se presentará en el @TrasnochoCult, @CulturaChacao y Laboratorio Teatral Anna Julia Rojas

Artes Escénicas, Cultura, Danza

La agrupación de danza contemporánea Sieteocho se presentará en el Trasnocho Cultural, la Sala Cabrujas y el Laboratorio Anna Julia Rojas durante octubre y noviembre

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Desde el 18 de octubre y hasta el 30 de noviembre, la compañía de danza contemporánea Sieteocho se presentará en tres salas de teatro de Caracas con el espectáculo Lo que no se dice. El Espacio Plural del Trasnocho Cultural, la Sala Cabrujas de Los Palos Grandes y el Laboratorio Teatral Anna Julia Rojas en Bellas Artes serán los escenarios en los que los bailarines Félix Herrera y Kevin Jorges se presentarán bajo la dirección de Armando Díaz.

Lo que no se dice es una pieza coreográfica que aborda el tema de la homosexualidad a través de los textos Manifiesto, de Pedro Lemebel (Chile, 1986); Mi muñequita, de Gabriel Calderón (Uruguay, 2004) y La insoportable levedad del ser, de Milan Kundera ((República Checa, 1984). La obra cuenta la historia de dos hombres que inician un viaje interior en búsqueda de sus propias respuestas, mostrando en sus movimientos lo privado, la vorágine de un mundo a veces sórdido y cruel. Completan la idea, la banda sonora integrada por interpretaciones de Hildur Guðnadóttir, Alberto Grau, Sound of Music, Himno del Miss Venezuela, Nancy Ramos y la voz en off de Delbis Cardona.

Sieteocho es una agrupación de danza contemporánea, ganadora del Premio Municipal de Danza a la Mejor Compañía en 2011. Es un colectivo en constante movimiento, que muestra apertura a múltiples tendencias y expresiones artísticas. Armando Díaz, su director artístico, es licenciado en Danza egresado del Instituto Universitario de Danza de Caracas, quien ha trabajo con las más representativas compañías de danza de Venezuela, como Dramo, Espacio Alterno, Agente Libre, Taller de Danza de Caracas y Sarta de Cuentas. Actualmente es repertorista de la Fundación Compañía Nacional de Danza y recibió el Premio Municipal de Danza 2013 como Mejor Bailarín.

La obra tiene una duración de 50 minutos y es recomendada para todo público, a partir de 14 años de edad.

FUNCIONES:

  • Trasnocho Cultural: del 18 de octubre al 2 de noviembre. Sábados y domingos a las 4:00 pm. Espacio Plural del Trasnocho Cultural, centro comercial Paseo Las Mercedes. Información: trasnochocultural.com y @TrasnochoCult en Twitter e Instagram.
  • Sala Cabrujas: del 31 de octubre al 9 de noviembre. Viernes y sábados a las 8:00 pm y domingos a las 6:00 pm. Centro comercial El Parque, nivel c1, tercera avenida de Los Palos Grandes con avenida Francisco de Miranda. Entradas: 100 bolívares (general) y 80 bolívares (estudiantes y tercera edad). Información: culturachacao.org y @CulturaChacao en Twitter e Instagram.
  • Laboratorio Teatral Anna Julia Rojas: del 21 de noviembre al 30 de noviembre. Viernes y sábados a las 7:00 pm y domingos a las 6:00 pm. Avenida México, Bellas Artes. Entradas: 30 bolívares.

Más información: @SieteochoDanza en Twitter e Instagram y www.facebook.com/SieteochoDanza