Mi reseña sobre @famaelfestival aquí. Mañana en @2001OnLine

Cultura, Danza, Festival

Alcanzar la fama

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hay sábados que uno no quiere que se terminen. Por distintos, por soleados, porque te hacen sonreír. Hay algunos, incluso, que te hacen llegar a lugares en búsqueda de inspiración. Así me pasó el sábado en el Festival Anual de Musa y Amigos (FAMA) que se celebró en el Anfiteatro del Centro Sambil Caracas.

Generalmente la danza es sinónimo de alegría. Bailamos en fiestas, en la calle, en encuentros sociales y en escenarios, siempre para lograr reconocimiento. Pero en cada gesto hay la posibilidad de emitir un mensaje más allá de la sonrisa. Xiomara Vasconcellos puso de manifiesto su preocupación en cuanto a la violencia doméstica y presentó el performance “No te calles”, que dejó boquiabierta a las más de 1.500 personas que llenaron el lugar. Desde la danza lírica, en categoría Senior, los bailarines se desenvolvieron al margen de unas rejas. Solo se escucharon gritos, dolor, golpes y un vestuario que simulaba la sangre que corría cada vez que estas mujeres eran víctimas del maltrato. Este riesgo –el segundo que veo desde la presentación de “Anorexia”, otro de sus bailes-reflexión- les valió el primer premio del concurso.

Venezuela Latin Dance, segundo lugar en esa categoría, también demostró que no hay que bailar reguetón para generar empatía con el público. Con su mezcla de tonadas de Simón Díaz y la salsa en línea heredada de Puerto Rico, el grupo de Yomil Rivas erizó la piel de todos aquellos que tenemos la sensibilidad patriótica activada. Danzas Frailejón fue el tercer lugar, pero no el menos sorprendente. Con una imponente escenografía y con, por lo menos, 20 bailarines, pusieron de pie a todo el público con canciones que fueron desde Gloria Stefan hasta las llaneras que asemejaban los bailes de Yolanda Moreno.

En las categorías De la urbe, la propuesta más original fue la de Pentagrama. A pesar de que la academia no clasificó, las chicas Junior se inspiraron en el artista brasileño Romero Britto para vestir su danza. Las chicas iban tiñendo su malla-lienzo con los movimientos sugeridos por el coreógrafo. Otro de los bailes originales fueron los de Fitness Dance, primer lugar en la categoría Senior, quienes recrearon a Michael Jackson, fusionado con hip hop y reguetón.

Los 467 bailarines que se presentaron ese día, demuestran que un solo festival no basta como plataforma. Necesitamos que más emprendedores quieran, como ellos, alcanzar la fama.

Texto publicado en la columna Impromptu del diario 2001, el martes 29 de enero de 2013

Una notica sobre los intercolegiales de gaitas

Cultura, Danza, Espectáculos, Festival, Música

GaitaShows

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

“Una fan enamorada”, de Servando y Florentino; “Yo te quiero”, de Omar Acedo y hasta el “Gangnam Style” son algunas de las canciones que forman parte de los intercolegiales de gaitas. Ya no se trata de un mero espectáculo navideño, sino de toda una industria que se ha creado en torno a los –aproximadamente- 30 colegios que participan cada año en los diferentes festivales que se realizan desde los primeros días de noviembre. Caramelos de Cianuro, Víctor Muñoz, Rawayana, Los Mesoneros y el DJ Oscar Leal forman parte de los artistas más solicitados en esos escenarios. La fiesta viene con cantantes de moda incluidos.

Los festivales. El Intercolegial de Gaitas del CCCT, que celebra este sábado su 11va. edición, y Operación Furruco, que se realiza cada año en la sede de El Nacional, son dos de los toques más emblemáticos. El segundo es producto de un reality show gaitero que se transmite por FM Center. En este renglón también están el intercolegial Los Arcos y el gran festejo que se arma en el colegio San Ignacio de Loyola, con casi ocho mil personas. En total, se llevan a cabo alrededor de 30 festivales de gaitas anuales, entre noviembre y diciembre, incluyendo bazares en los colegios, toques internos, presentaciones en centros comerciales y teatros, además de algunos en las afueras de Caracas como el del Club Puerto Azul que es a la orilla de la playa.

Entre el baile y la tambora. No es secreto que el común denominador de las chicas populares de los colegios del este de Caracas es que pertenecen justamente al grupo de gaitas de casa de estudios. Mallas de colores, cintas, backing, máscaras, mechudos y todo aquello que pueda llamar la atención de los jurados es empleado para ganar. Ensayan desde marzo para que sus movimientos sean pulidos por los coreógrafos que contratan. Audrey Lemoine, de Passus Estudio; Daniel Solórzano, de Ímpetu Producciones; Rigoberto Hernández, de Musa y Brian Urea, de Venevisión, han realizado más de un montaje de este tipo. La temática, las canciones, los músicos, el vestuario y, por supuesto, los pasos, son los elementos esenciales que hacen de cualquier baile una buena propuesta.

Este año, la presentación del colegio Caniguá (con coreografía de Mariel Höttel) es una de las que más destaca. Está inspirada en las aves y por eso las bailarinas visten de tonos azules y morados, con plumas y telas que las asemejan. La banda toca temas como “Pavo Real”, de El Puma; la salsa “Sun sun babae”; “Casta Paloma”, uno de nuestros aguinaldos tradicionales; “Pajarito Bola”, en gaita, y “Hasta que salga el sol”, de Don Omar, entre muchas otras. Muchos éxitos en una licuadora. Son 18 minutos de popurrí, con intermedio incluido. Hasta la fecha, llevan 84 puntos según el ranking gaitero de Chacucuchacu.com, una red social que arropa a toda la movida gaitera intercolegial desde este año y que sirve de registro para este target. Les siguen el colegio Cristo Rey de Altamira con 67 puntos y el San Ignacio de Loyola con 50. Las “Gaitashows” parecieran imparables. Al menos por ahora.

Texto publicado en el diario 2001, el martes 27 de noviembre de 2012