Eddy Marcano le ofrece a Venezuela su “Tarde tinta”

Cultura, Música Académica

 

El violinista hará un concierto con los temas de su más reciente disco el próximo domingo 25 de junio en el Centro Cultural BOD

pantalla.jpg

Eddy Marcano, uno de los violinistas más virtuosos de América Latina, ofrecerá un concierto con los temas de su más reciente disco Tarde tinta, una suerte de regalo para que los amantes de la buena música se reconecten con el país a través de sus géneros musicales. La cita es para el domingo 25 de junio, a las 11:30 am, en el Centro Cultural BOD.

Tarde tinta es un paseo musical por la geografía venezolana, que va desde la danza zuliana hasta el joropo con estribillo de la isla de Margarita. El disco está conformado por obras de diferentes compositores, como “Preludio Criollo”, de Rodrigo Riera; “Más allá de la nada”, un merengue de Jesús David Medina; “Lagunillas”, un vals del maestro Ricardo Mendoza; “El avispero”, joropo oriental de Beto Valderrama y “Tarde tinta”, onda nueva de Julio Méndez que es homónimo del disco.

Para esta ocasión, Marcano estará acompañado por el cuatro de Héctor Molina, la guitarra y el contrabajo de Edwin Arellano, la percusión de José Núñez y el piano de Edepson González, integrante de Guaco quien también fungirá como director musical de este concierto.

La presentación de Tarde tinta en Caracas es el preámbulo de una gira de conciertos que tendrá Eddy Marcano en diferentes países de América y Europa, comenzando en Paraguay con un recital junto a la prestigiosa guitarrista paraguaya Lucy Bobadilla; siguiendo a Panamá para presentarse como solista con la Camerata de Cuerdas de Panamá, dirigida por el maestro Víctor Mata, y donde aprovechará de impartir clases magistrales con la marca Yamaha, de la cual es artista exclusivo. Finalmente, Marcano viajará al Festival Internacional Niederrhein Musik Festival en Alemania.

Tarde tinta es una presentación de Marcano & Carvajal Producciones. Las entradas para esta única función se podrán adquirir en www.ticketmundo.com y las taquillas del Centro Cultural BOD, que se encuentra en la redoma de La Castellana.

DSC_0016.JPG

Más información: @EddyMarcano en Twitter, Facebook e Instagram

Eddy Marcano celebrará la “Navidad entre compai’s”

Cultura, Música Académica

Marcial Isturiz, Fabiola José, Ana Domínguez, Rafa Pino, Sara Cardona y Oscar Delgado son solo algunos de los invitados que acompañarán al violinista venezolano el jueves 8 de diciembre en el Centro Cultural BOD

arte-eddy-centro-bod2

El violinista venezolano Eddy Marcano reunirá a sus amigos en el concierto Navidad entre compai’s, que se llevará a cabo el jueves 8 de diciembre en el Centro Cultural BOD. La banda estará integrada por Pedrito López en el piano, Héctor Molina en el cuatro, Gustavo Márquez en el bajo, José Luis González en la percusión, Manuel Rangel en las maracas, Joel Martínez en el trombón y Gheri Barceló en la trompeta. Marcial Isturiz, Fabiola José, Ana Domínguez, Rafa Pino, Sara Cardona y Oscar Delgado son los cantantes invitados para esta celebración de la Navidad, que tendrá como repertorio aguinaldos, gaitas y parrandas.

Algunos de estos músicos forman parte de Tarde tinta, la nueva producción discográfica de Eddy Marcano que se presentará por primera vez en Venezuela durante el concierto, luego de su bautizo en la Semana de la Cultura Latinoamericana que tuvo lugar en Nueva York, el pasado 3 de noviembre. Este trabajo promete un paseo por valses como “Cuando duerme Caracas”, de Domingo Moret, “Lagunillas”, de Ricardo Mendoza, y “Admiración”, de Luis Laguna; también por gaitas como “Virgen de mis Sueños”, de Renato Aguirre (que cuenta con la voz de Rafael “Pollo” Brito), el merengue “Mi Pequeña”, de Aquiles Báez, un “Bambuco Caraqueño” de Edward Ramírez, un joropo de Beto Valderrama, un merengue de Jesús Medina, y otros temas incluidos en el disco, como “La Nena”, que el maraquero Manuel Rangel le compuso a su madre, y la onda nueva “Tarde Tinta”, homónimo del CD.

Eddy Marcano es uno de los principales exponentes del violín en América Latina. Durante mayo de 2016 se presentó en el concierto “Primavera musical”, que se realizó en el Lincoln Center de Nueva York. Ahí formó parte de la celebración de los 46 años de la Revista Euterpe, dedicada a promover la cultura en el mundo. En julio, organizó una gira por Europa que lo llevó con su trío acústico, en compañía de la cantante Fabiola José, por Inglaterra, el ciclo Cuerdas y Voces realizado en Bilbao, España, y en el Festival Rhein Vokal, en la ciudad de Boppard, con 90% del público alemán. Finalmente, en septiembre, Eddy Marcano firmó contrato con el sello de música digital con sede en Miami EBD Records.

Tarde tinta fue grabado en el estudio de Guaco y cuenta con el diseño de Alejandro Calzadilla y las palabras de presentación de Ramón Castro. La producción del CD y el concierto Navidad entre compai’s son obra de Marcano & Carvajal Producciones. La única función pautada será el jueves 8 de diciembre, a las 7:00 pm, en la sala de conciertos del Centro Cultural BOD, que se encuentra en La Castellana. Las entradas están a la venta en www.ticketmundo.com y en las taquillas del teatro.

Más información: @EddyMarcano en TwitterInstagram 

El Jaleo Sala Rociera presenta a “Martes Jazz Sound” para cerrar su programación de 2015

Cultura, Música

La agrupación, que cuenta con 26 años de trayectoria, tendrá como invitada especial a la cantante de música brasilera Elba Camejo este próximo 17 de diciembre

Martes Jazz Sound.jpg

Martes Jazz Sound se presentará el próximo jueves 17 de diciembre en El Jaleo Sala Rociera de El Hatillo, a partir de las 9:30 pm. La agrupación, integrada por siete músicos profesionales, tendrá como invitada especial a Elba Camejo, destacada cantante con la que interpretarán música brasilera.

Martes Jazz Sound comenzó su carrera en 1989 cuando un grupo de músicos caraqueños decidió reunirse todos los martes, a las 8:30 pm, para compartir inquietudes e intercambiar ideas musicales. A partir de 1993, por iniciativa del melómano y experto en jazz Jacques Braunstein –asiduo a las reuniones– decidieron compartir con el resto del mundo el sonido de este ensamble y presentarse en público. Hoy en día, esta podría considerarse la agrupación de jazz más antigua de Venezuela, que cuenta con presentaciones en el exterior y siete producciones discográficas.

En sus CD han estado presentes importantes exponentes de la música en Venezuela como Saúl Vera, Leo Blanco, Nené Quintero, Ilan Chester, Pedro Castillo, Guillermo Carrasco, Daniel Somaroo, Voz Veis, Alfredo Naranjo, Andrés Briceño, Pablo Gil y Ezequiel Serrano, por mencionar algunos. Sus integrantes en la actualidad son Álex Hamilton (piano y teclados), Marcos Miquilena (bajos), Gerardo López (batería), Omar Pereira (percusión), Sergio Mancinelli (armónica y voz), Leo Castillo (guitarra), Alain Heriot (trompeta y flugelhorn) y Pancho Santagelo (teclados).

El Jaleo está ubicado en la calle La Paz, número 26, frente a la Plaza Bolívar y la iglesia. Las entradas cuestan 500 bolívares y pueden adquirirse en la puerta del restaurante. Para reservaciones: (0212) 961-1452 y 961-1356.

Más información @ElJaleoHatillo en Twitter

Caibo, pop tradicional (y a veces acústico)

Espectáculos, Música

Los marabinos ofrecieron un concierto en el Centro Cultural Chacao el 30 de abril de 2015

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sonar en acústico es como desnudarse. Se escucha con mayor claridad la tesitura de la voz, la sonoridad de un compás con la trompeta o las maracas cuando acompañan un estribillo. El piano de cola engalana el escenario y los temas deben ser cuidadosamente escogidos para no empañar el retrato que puede ser muy elegante a la vez que íntimo.

Anhelante, el tema de José Sifontes que popularizó Gualberto Ibarreto en 1975, es una buena excusa para comenzar un show acústico como el que hizo Caibo en el Centro Cultural Chacao para mostrarse por primera vez a una audiencia grande en Caracas, aunque un cuarto del auditorio estuviera lleno de acento marabino; de fans.

El show acústico emula lo que hicieron en el Teatro Baralt de Maracaibo cuando grabaron un DVD titulado “Poesía Criolla en Vivo”. Cantaron temas con nuevos arreglos como “Ella fue”, “Promesa”, “Despedida” y “Te llevo en mi corazón”, tema que obtuvo 35 mil descargas en dos horas el día de su lanzamiento en Youtube. También interpretaron un par de clásicos de la gaita zuliana y repertorio de Voz Veis, los paisanos que alcanzaron tres Latin Grammy en la primera década de los 2000.

Caibo es una agrupación de Maracaibo que le hace honor a su ciudad de origen con el nombre. Está conformada por Beethzart Acosta y Simón Ruiz, un par de amigos desde la universidad que se unieron para hacer música con influencia pop. A Beethzart lo han llamado “negrito”, “wayoyito” y ahora “Bet”, pues su nombre es la unión de Beethoven y Mozart y la idiosincrasia marabina no piensa en posibles confusiones a la hora de mencionar el nombre de un artista. A Simón lo llaman Toto. Ambos tienen el cabello abundante y rizado, les cuesta bailar y se visten con combinaciones de colores difíciles de adivinar. Juntos se han presentado desde hace siete años en su ciudad con tres discos que hacen un recorrido por la tradición venezolana, desde la gaita hasta el calipso, pasando por tambores de la costa.

Han grabado canciones de Jorge Luis Chacín y duetos con Ronald Borjas y Nacho Mendoza (de Chino & Nacho) que son los que han puesto a sonar la banda como una referencia de la nueva música bailable en otras ciudades fuera de su cuna como Caracas y en otras como Atlanta, Ciudad de México y Bogotá donde también se han presentado en vivo. La banda está conformada por once músicos que tocan metales, percusión afro, batería, teclados, bajo y guitarra, además del piano de cola y el cuatro que aparecen en ocasiones.

En el show acústico los temas fueron más importantes que las palabras, que casi no pronunciaron. Desde 2013 son de los talentos más aplaudidos en el Zulia, aunque apenas comiencen a sonar en el resto de Venezuela.

El Centro Cultural BOD se vestirá de gala para recibir a Eddy Marcano Tocando y cantando boleros

Música, Música Académica

Uno de los más importantes violinistas y directores de orquestas de Venezuela se presentará el 16 de mayo en un único concierto, acompañado de importantes invitados como Miguel Delgado Estévez, Mariaca Semprún, Henry Martínez y El Goyo Reyna, entre otros

Eddy Marcano Boleros

El próximo sábado 16 de mayo, en la Sala de Conciertos del Centro Cultural BOD, Eddy Marcano celebrará un encuentro de géneros con la música latinoamericana que estará lleno de grandes historias de amor. Eddy Marcano Tocando y cantando boleros será un repaso de géneros interpretados por los más grandes músicos del mundo: cantantes, instrumentistas, agrupaciones vocales y orquestas.

Los invitados para este encuentro serán nada menos que Miguel Delgado Estévez en la guitarra; Mariaca Semprún, Fabiola José, Gian Faraone, Henry Martínez, Carmelo Marcano, Eduardo Rodríguez Giolitti, El Goyo Reyna, Carlos Julio “El Oso” Ramírez y José Alejandro Delgado en la voz; Frank Di Polo en la trompeta y Alberto Vergara en el vibráfono. En la banda tocarán Gustavo Márquez y Yonathan Gavidia en la percusión, todos bajo la dirección musical y arreglos de Trino Jiménez, maestro que también estará en el piano durante la velada. Todos interpretarán composiciones de maestros como Armando Manzanero, Italo Pizzolante, Rafael Hernández, Eduardo Rodríguez Giolitti, entre otros.

El Director Artístico de la Orquesta Sinfónica Juvenil del Conservatorio de Música Simón Bolívar reunirá a este selecto grupo de músicos para generar una especie de bohemia, una reunión de amigos con los que ha compartido muchas veces en la intimidad del bolero. “La idea es que el público se sienta tal cual como si llegaran a la casa de los amigos a cantar y a tocar”, agrega Marcano.

Eddy Marcano, Hijo Ilustre de La Asunción, es reconocido como uno de los principales exponentes del violín en América Latina. Su versatilidad le permite incursionar en géneros tan disímiles como el rock o la música tradicional, de la que también es considerado un virtuoso. Gran parte de su carrera ha sido dedicada a la docencia académica en importantes conservatorios. Por ejemplo, fue Presidente de la Fundación Orquesta Sinfónica de Nueva Esparta y ha sido comisionado especial de la Unesco y la OEA en la creación de orquestas juveniles e infantiles en Honduras, México, Uruguay, Paraguay y Guatemala, además de haber sido parte del cuerpo de profesores del Conservatorio Andino Itinerante de la CAF. En la actualidad es miembro del Consejo de la Música de Venezuela en la UNESCO y primer violín de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar, cargo con el que ha recibido las más altas condecoraciones. Ha participado en festivales nacionales e internacionales en todo el continente, además de haber pisado los teatros de Alemania, España, Estados Unidos, Inglaterra y Sudáfrica. Tiene dos discos como solista y uno en proceso de grabación, editados bajo el proyecto “Venezuela en Violín”.

La única función de Eddy Marcano tocando y cantando boleros está producido por María Annerys Carvajal y tendrá lugar el sábado 16 de mayo, a las 8:00 pm, en la Sala de Conciertos del Centro Cultural BOD, que se encuentra en la redoma de La Castellana. Las entradas están a la venta en www.ticketmundo.com y en las taquillas del teatro.

Más información: teléfonos (0212) 206-2149, @EddyMarcano en Twitter e Instagram y http://www.centroculturalbod.com

Los @amgsinvisibles: el ejercicio incuestionable de la gozadera [Para @Prodavinci]

Espectáculos, Música
Gozadera es el nombre del sello discográfico que Los Amigos Invisibles se inventaron para creer en sí mismos y en su música. Gozadera es un estilo de vida que admite todo tipo de alegrías. Gozadera, en Venezuela, llega abrazando al Niño Jesús con 24 Cañonazos Bailables antes del año nuevo | Foto: Víctor Amaya

Gozadera es el nombre del sello discográfico que Los Amigos Invisibles se inventaron para creer en sí mismos y en su música. Gozadera es un estilo de vida que admite todo tipo de alegrías. Gozadera, en Venezuela, llega abrazando al Niño Jesús con 24 Cañonazos Bailables antes del año nuevo | Foto: Víctor Amaya

Hay quienes los 21 de diciembre esperan, en onda reflexiva, que el espíritu que entra por la ventana les ofrezca mandarinas para la prosperidad. Este año hay otros que aguardan, boleto en mano, por los 24 Cañonazos Bailables de Los Amigos Invisibles, la banda venezolana que se ha atrevido a darle significado y leit motiv a la palabra “gozadera”.

A diferencia de los 23 años anteriores, ésta es la primera vez que Los Amigos Invisibles se presentan en Venezuela sin dos de sus integrantes: Armandito y DJ Afro. Las vallas publicitarias en ATL y web muestran sólo a cuatro de los seis rostros tradicionales, pero algo le dice a la gente del Centro Cultural BOD que la van a seguir pasando muy bien.

La gozadera es esa pócima secreta que se inventaron Los Amigos Invisibles para tener un éxito indiscutible, que pueden avalar con un Grammy Latino, 3 nominaciones a ese premio y otra más al Grammy Awards. Pero la gozadera, además, incluye en todas sus aristas a la idiosincrasia venezolana: desparpajo, sabor, irreverencia, sensualidad, rumba, humor. Incluso en el mismísimo nombre de la banda se evoca al Arturo Uslar Pietri de “Valores Humanos” en la televisión.

Con todo eso puesto, Julio Briceño, su vocalista, puede atreverse a salir con todas las ganas al escenario a exigir que el público salte con él desde la primera canción: “¡Sabroso, Caracas, carajo!”.

El set list de la agrupación parece estar dividido en actos antes que en canciones. Desde que arranca el show, los 12 focos de luz no descansan sino después que pasa media hora y por apenas unos segundos. Todo se contagia: ritmos, baile, coros. “La que me gusta”; “Corazón tatú”; “Amor”; “Mujer policía”; “Ultrafunk”; “Sex Appeal”. Se enciende la tribuna mientras la ropa de Julio va empañándose de calor.

La fórmula sigue funcionando. Aunque la banda no esté radicada en Venezuela desde hace más de una década, siguen apostando a los sonidos de aquí. Agustín Espina, integrante de Guaco durante años, es el nuevo tecladista y Daniel Saa, el graduado en Berklee, pulsa los pedales de su guitarra eléctrica en ese mismo escenario. Ambos, con estilos diferentes, son parte de esta gozadera.

Para seguir leyendo, haz click aquí

El corazón (más) profundo de @CarlosVives [Para @Prodavinci]

Espectáculos, Música
C4Trío tocó La Tierra del Olvido y Zumbacumlaude en el concierto | Foto: Daniel Lara

C4Trío tocó La Tierra del Olvido y Zumbacumlaude en el concierto | Foto: Daniel Lara

Carlos Vives parece un tipo sin artificios. Sale al escenario con un jean descolorido, ceñido al cuerpo, y una franela sencilla que minutos después absorberá el sudor de toda la energía de sus canciones. La sonrisa nunca se detiene y por eso el repertorio, aunque tenga letras de desamor, le canta a la vida desde la vibra contagiosa de los costeños, sin una sola canción que contradigan las ganas de pasarla bien.

El colombiano llegó a Venezuela hace un año para presentar el CD Corazón Profundo y volvió 12 meses después para cantar los éxitos –algunos ya parte de sus clásicos, a pesar de la brevedad– de Más Corazón Profundo. “Esta gente encerró todo su amor y me lo entrega en ese cuadrito que yo me llevo para mi casa”, dijo en algún momento cuando, en una de las cinco pantallas del Poliedro de Caracas, se proyectó el Disco de Oro que le entregaron antes de subir al escenario.

Las coristas, emblema del mestizaje del Caribe, no paran de bailar durante todo el show. Mayte Montero, líder de “La Provincia” –agrupación que acompaña a Vives– toca flauta dulce, maracas, armónica, pandero. Y salta, salta durante todo el show. Mientras tanto, el cantante juega fútbol amateur en el escenario. Se equivoca en el drible, vuelve a dominar y, cuando llega al clímax de la canción, lanza al público, que hace las veces de portero. Así otra vez hasta que se acerca a cantar en los polos de la tarima y se detiene cuando les pasan CD o franelas de la selección oficial colombiana para que las firme. “¡Pronto me van a confundir con Falcao!”, dice. Lo hace con dedicación y el público ya sabe que en ese momento es su hora de acompañarlo en los coros. Y así pasan las dos horas, en complicidad: esta es una fiesta entre amigos.

Para seguir leyendo, haz click aquí