Todo sobre el nuevo DVD de @DesordenPublico —>

Desorden está en la calle (europea)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En el verano 2011 de Zürich, en Suiza, los nativos están en shorts y sin camisa, mientras Desorden Público se debate entre la neblina y el ska a orillas de un lago. Ahí, en la tarima de un festival en grama –el Reeds Festival (que en Venezuela equivaldría a un espacio como el Aeropuerto La Carlota)–, los venezolanos cantan Valle de Balas, Tiembla y otros éxitos más recientes como Cristo Navaja. Es 23 de julio, el mismo día que murió Amy Winehouse y deciden hacerle tributo con una canción reggae de The Skatalites, una agrupación jamaiquina cuyo baterista también falleció recientemente. El vocalista, Horacio Blanco, se comunica en inglés con los espectadores e intenta que entiendan la realidad que trata cada canción. Sin embargo, en los primeros minutos de presentación el público está expectante, se portan igual a la referencia que tienen los latinos de los anglo: sin mucha expresión. A medida que el sol se oculta, y los desordenados hacen esfuerzos para que los demás salten y gocen con su música, los espectadores van repitiendo frases en español como “San Antonio” y logran que en el momento más eufórico todos se agachen y suelten sus malas energías, para seguir vibrando con los metales y la percusión.

En Alemania todo es diferente. Los contactos se mueven más rápido, se han encargado de promover el ska de Desorden Público en varias ciudades como Berlín, Annaberg-Buchholz, Kiel, Hannover y Mainz-Kastel, entre otras 14. Horacio Blanco dice que ese país tan lejano del Caribe es en el que más han girado después de Venezuela. Esta es su novena gira europea y por eso, desde un bus de dos pisos los caraqueños se han trasladado a ciudades tan lejanas como Santiago de Compostela en Galicia o a Austria. Esa es su casa. Ahí comparten con los instrumentistas oriundos que invitan a tocar algún tema en el show. Los locales en los que se presenta Desorden Público van desde grandes carpas de circo, bares ambientados en una fábrica o festivales multitudinarios. En algunos, son unos ídolos. En otros, son bien recibidos por el público después de unas cuantas canciones. En uno de los shows, aún sin micrófono, los espectadores cantan a puro pulmón Combate con Horacio y las guitarras acústicas.

Para continuar leyendo, haz click aquí

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s