Reírse de la muerte: eso es #Matarile —>

Los negocios de la muerte

Matarile también cuenta en su elenc con Marianna Gómez, Laureano Olivarez y Nacarid Escalona | Foto: cortesía
Matarile también cuenta en su elenc con Marianna Gómez, Laureano Olivarez y Nacarid Escalona | Foto: cortesía

La muerte en Caracas acecha. Busca en recovecos, forma laberintos. Pero siempre llega. Tarde o temprano, da con el blanco. Y si no, vuelve. Y si insiste, llega a más gente. En esta ciudad, hay más de 200 fallecidos a la semana y eso crea un nicho para los empresarios. Un poder de ventas que va, desde una peluquería que promocione las mejores apariencias para verse desde la urna, hasta una obra de teatro hable del negocio, por aquello de: “Uno nunca sabe”. De eso va Matarile.

Matarile es una obra de teatro que combina en el elenco a dos actores de larga trayectoria en el medio, con dos periodistas que intentan hacerse un camino en la escena con su buena dicción y presencia en el escenario. Rolando Padilla, Rebeca Alemán, Derek Blanco y Aymara Lorenzo, aparecen de pronto en una lúgubre imagen ataviados de negro y con unas sombrillas que los escudan de todo aquello que pueda hacerles daño. En sus caras se ve la tristeza de quien los visita, pero también la picardía de quien puede cambiar todo con humor. La guía de Pepe Domínguez se ve en las pinceladas del estilo teatral que domina en esas líneas de dirección muy precisas, de mayor ensayo en las entradas y salidas. Pero también se distingue el sello de WaterPeopleTheaterCompany, cuando Alemán –también autora del guión– improvisa varios acentos de distintos personajes e invita al espectador a entrar en un juego peligroso: les pide que escriban en un papel qué es lo malo de la muerte.

También hay datos curiosos: el que no sabe que con solo 500 gramos de cenizas humanas puede mandar a hacer una piedra preciosa, entonces podría quedar perplejo con un personaje que no solo utiliza el dato para trabajar, sino que además vive de robar cenizas en las funerarias para tener joyas de rubíes. En Matarile todos los personajes llegan al más allá en una silla de ruedas sin opción de escape ante el interrogatorio de los anfitriones. Las noticias, no solo dan cuenta del número de muertes a manos de la violencia, sino de los caminos distintos que llevan a cada persona al mismo fin. Una recepcionista se dedica a conseguirles pareja a los viudos y un hombre desesperado porque acaba de llegar a los cuarenta años sin ninguna meta cumplida. En definitiva, son diez historias que se burlan de la muerte. Eso también es Matarile.

Texto publicado en http://www.vayaalteatro.com y http://www.hoyquehay.net

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s