Un paseo por el @CAMLiaBermudez

Centro de Arte Lía Bermúdez: modernismo en el Mercado Municipal

Entrar al Centro de Arte Lía Bermúdez en Maracaibo es un ejercicio de relajación y comunidad con la creación. En domingo, el calor más abrasador pareciera disiparse entre el aire acondicionado del lugar y el fastuoso recibimiento de un penetrable azul del maestro Jesús Soto. Desde ahí, niños, adolescentes, adultos y ancianos, le dan la vuelta al invento cinético para recrearse y poder acceder a las salas contiguas. A la derecha, un cafetín que ofrece pastelitos y jugos y una tienda de diseño local en el que hay desde tarjetas tipo postales hasta mobiliarios de madera con estructuras novedosas. La recepción, desde la cual se pueden contratar visitas guiadas, queda al inicio del auditorio. El recinto tiene capacidad para mil seiscientas personas en un área de mil trescientos metros cuadrados, distribuidos bajo una cúpula transparente de dieciocho metros de altura. Tiene dos niveles, a los que se llega en ascensor y varias disposiciones de acuerdo al espectáculo que se presentará.

Nadie se imaginaría que este lugar fue por casi sesenta años la sede del Mercado Municipal de Maracaibo, hasta que fue consumido por un incendio en 1927. Porque incluso, este antiguo mercado, fue edificado en 1866 cuando apenas Venezuela se convertía en una nación independiente. Su arquitectura atiende a los requerimientos del general Vincencio Pérez Soto, quien acarició la posibilidad de tener una infraestructura parecida a las que estaban de moda en esos tiempos en los países desarrollados como Francia, Alemania, Inglaterra y Los Estados Unidos.

Por eso, quizá, es que las salas de arte son modernas, espaciosas y se comunican a través de diferentes accesos. Esta área museística funciona desde hace más de cinco años como un servicio de exhibición y proyección de películas para la comunidad. Ofrecen periódicamente ciclos de cine de autor y propuestas expositivas vanguardistas con mezclas de elementos clásicos, movimientos experimentales y realizaciones independientes. Además, el material que se exhibe está a la disposición de los estudiantes de la ciudad quienes pueden completar su formación con materiales documentales, formativos y recreativos que están archivados en la videoteca CAMLB.

Las personas con necesidades especiales tienen la oportunidad de solicitar preparación de textos, guiones o guías didácticas, cuentos y juegos pedagógicos relacionados con las exposiciones, además de las visitas guiadas, talleres, videos, conferencias y programas vacacionales abiertos para público en general.

En esa ciudad, los colores están a la orden del día y la fachada de este centro cultural es una muestra de ello. En la acera de enfrente, a las puertas del recinto, hay un ensamblaje de piezas metálicas, pintadas de color rosa, que remiten a algo así como una silla con ventilador incluido. Por cierto, uno de los datos contradictorios que debe saber el turista que visita Maracaibo, es que en esta ciudad hace mucho frío: en los lugares comerciales y de recreación, como el CAMLB, el calor de los +40 °C se opaca frente al aire acondicionado. Este dato hará que con un suéter y buena disposición, todos los visitantes puedan disfrutar de exposiciones, artes escénicas, cine y, en definitiva, el arte de calidad que rodea a la ciudad.

Texto publicado en la sección Historia de nuestras salas de http://www.vayaalteatro.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s