Comenzamos con los comentarios del @FITCaracas. Sobre La Zaranda, taxidermia española en Venezuela #FITC2013

Artes Escénicas, Cultura, Festival

Taxidermia española en Venezuela

Taxidermia es una palabra incómoda para el venezolano que vive estos tiempos turbulentos de política y autocensura. Si a ese vocablo se le une el lema “nadie lo quiere creer”, entonces eriza la piel. Pero si, además, es una obra de teatro que interpreta una compañía extranjera en las tablas de este país, el asunto se antoja caprichoso, incongruente. Aunque al guión no se le haya cambiado ni una coma.

La Zaranda Teatro Inestable de Andalucía La Baja es una agrupación española, dirigida por Francisco Sánchez, quien además protagoniza Nadie lo quiere creer. La patria de los espectros, el texto referido. Esa fue la puesta en escena que inició el Festival Internacional de Teatro de Caracas 2013, un encuentro que celebra casi 30 años –con algunas interrupciones– de tradición en la ciudad. Por eso, es una edición dedicada a María Teresa Castillo, una de sus impulsoras en los primeros tiempos y quien falleció hace un año, a los 103 de edad.

Son cuatro los personajes que aparecen en esta pieza. El juego de luces los ubica a cada uno en una silla equidistante de la otra, como formando un cuadrado imaginario. Es una pieza incómoda y distinta a todo lo que habitualmente se presenta en las tablas venezolanas. Su ritmo pareciera lento y con intenciones de aburrir al espectador; pero, conforme pasan los minutos, el argumento cobra vida e impresiona. Sus personajes vivos y con texto en el guión resultan solo tres, y van de un lugar a otro viendo cómo la lujosa mansión que heredaron de una época de abolengo se deshace en sus caras. Su dueña, una anciana decrépita, es parte de una extirpe extinguida; su doméstica, es igual de ambiciosa y quisiera la herencia de la dueña. Este último personaje está siempre acompañado por un sobrino inútil que también pretende quedarse con ese castillo ruinoso.

En ese lugar se disecan las glorias pasadas y se cicatrizan las partes amputadas de su historia.  Es un montaje en el que los tres actores –y su acompañante inmóvil– mueven todos los elementos escénicos sin ayuda de nadie. Se cambian en medio del público, no hay un solo blackout en ochenta minutos de espectáculo. Luego resulta que los tres actores son hombres de edad avanzada, que tienen treinta años de vida en el oficio y que por eso no les pesa toda la exigencia física de la pieza que interpretan. “La vida es teatro y el teatro es mentira” dice Paco de La Zaranda (el director), cuando el público les comenta sobre la obra o les pregunta por qué no salen a saludar al final.

En escena se cubren con sábanas blancas para que no se vea lo que nadie quiere, para que la taxidermia haga su trabajo y los nuevos visitantes vean cómo el arte de disecar los animales para conservarlos con apariencia de vivos, hace que los seres no terminen de morir, hagan un duelo eterno y con unas consecuencias pocas veces positivas para los que siguen el curso de su vida en la tierra. Hay veces que, aunque sepan que el personaje esté disminuido, mutilado o muerto, Nadie lo quiere creer.

Texto publicado en la sección Teatro al día de http://www.vayaalteatro.com

Anuncios

2 comentarios en “Comenzamos con los comentarios del @FITCaracas. Sobre La Zaranda, taxidermia española en Venezuela #FITC2013

  1. Me gustó tu comentario. Recuerda quer la denominación “guión” no se usa en el teatro, solamente se emplea en el cine. Es correcto decir “texto”, “obra” o “pieza”. Saludos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s