Última columna del año —˃ El Cascanueces en @2001OnLine

Artes Escénicas, Cultura, Danza, Música Académica

Soldadito reciclado

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El Cascanueces es la presentación de danza más esperada por toda la familia en Navidad. La historia de amor entre Clara y el soldadito de madera que le regala su tío Drosselmeyer es el clásico perfecto: el suspenso que mantiene al espectador hasta el final de la obra, sus mundos de nieve y dulces, sus viajes hasta países tan lejanos del Caribe como Rusia y China y la intervención del ballet que, con la limpieza de los movimientos y la elegancia de los bailarines, hacen el cuento aún más especial. Esta es una celebración a la magia decembrina que ya tiene 16 años presentándose en el Teatro Teresa Carreño con coreografía de Vicente Nebrada y que este este año fue musicalizado por primera vez por la Orquesta Filarmónica Nacional. Este nombre es el resultado de la unión de la batuta de Elisa Vegas junto con músicos de 16 orquestas del interior del país en una sola. En las funciones de este año también participaron un par de bailarines invitados del Ballet de Santiago de Chile.

A pesar de que las presentaciones del BTC son las más aplaudidas en cuanto a show (espacialidad, escenografía, efectos especiales, bailarines y músicos), la verdad es que no es el de más tradición. La Academia Venezolana de Ballet Clásico Nina Novak este 2012 celebró 44 años de funciones ininterrumpidas con cuatro funciones en la Casa del Artista y la presentación de 80 alumnos de la escuela, con invitados provenientes de Cuba y Chile. Por su parte, el Ballet de Keyla Ermecheo hizo lo propio en el mismo lugar. Desde 1981, año en el que se celebró el centenario del Teatro Municipal de Caracas, esta escuela presenta la coreografía de Marius Petipá en versión de Héctor Záraspe. Este año se unieron 100 bailarines para compartir escenario y camerino en la celebración de los 31 años del montaje.

Las compañías más reconocidas a nivel nacional no son las únicas en realizar sus versiones de la historia que Barbie también protagonizó en el cine con tutús perfectos y puntas de color celeste. El ballet con base en la adaptación que se hizo del libro de cuentos “El Cascanueces y el Rey de los Ratones”, escrito por Ernest Theodor Amadeus Hoffmann y con la sublime partitura de Tchaikovsky, nos hacen creernos que la fantasía existe. Los que sabemos que la danza académica es siempre repetición, tenemos la imagen perpetua. Al que se le ocurra faltar un año a la cita, podría incluso llegar tarde al año siguiente: es cuestión de darle play a la escena que pausamos. El loop siempre es el mismo. Una estrategia efectiva de reciclaje.

Texto publicado en el diario 2001, el martes 18 de diciembre de 2012

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s