Versus, de Rodrigo García, puesto en escena por un arriesgado @VladimirVera

Sexo Versus sexo

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Vladimir Vera se define como hedonista. Es lo primero que se le vino a la mente cuando escribió su biografía en Twitter, que ahora es el currículo más consultado por quienes utilizan las redes sociales, y ahora esa es su primera referencia para quienes lo siguen, aunque quien lo ve en la calle no se le ocurriría jamás. Cuesta pensar que esta misma persona es el artífice de obras tan diferentes como La tía Chucha, La ratonera y Versus. De todas esas, que están en cartelera a la vez, la última es el estreno más reciente de su compañía, Teatro Forte, con la que cumple todos sus deseos frente a los espectadores: un poco fetichista, inmoral, sórdido y, por qué no decirlo, sexista.

Cuando alguien va a ver un montaje de esta agrupación tiene que estar preparado para todo. Para ver a un grupo de actores valientes que rompen con todos los convencionalismos de la sociedad venezolana. Trasciende la política, porque los textos que maneja son universales; va más allá del sexo porque siempre lo utiliza como escenografía o hilo conductor (en Versus hay penes eyaculando la mayoría del tiempo en el fondo del escenario y, cuando no, videos pornográficos varios), porque no cree en preferencias y trasgrede los límites al máximo nivel. Pretende que el público participe, o al menos se excite, con la presencia de una mujer desnuda a la que van llenando de melocotones y miel que los demás actores se comen a medida que transcurre uno de los monólogos.

Su estética, la de Teatro Forte, siempre es oscura. Como oscuros son los deseos de una sociedad conservadora, como tabúes son los límites que imponen las figuras de poder. Es difícil que una agrupación como esta salte a los grandes escenarios venezolanos con puestas en escena como Versus, texto del catalán Rodrigo García. Los teatros comerciales no tienen las agallas de arriesgarse a presentar en una hora y tanto a cuatro actores que cuestionan en tono de ironía todos los valores de la sociedad moderna. Más bien sorprende, si es que está politizado, que el Celarg aún mantenga estos espacios de discusión en torno a la modernidad. Versus genera reflexión, guste o no.

Larissa Costas, Jesús Sosa, Victoria Morales y Domingo Balducci se visten de negro y tienden sus deseos y personajes en unas escaleras que asemejan a una construcción, en unas sillas a medio servir, en un tapete de plástico. Los cuatro presentan denuncias sobre el consumismo, la alienación del individuo toda vez que se educa y el apego al exceso. Los cuatro presentan frases de su propia inspiración como “El tipo quería, incluso, descansar a toda velocidad”. Los cuatro quieren, incluso, descansar a toda velocidad. Versus es eso y Teatro Forte, mucho más.

Texto publicado en la sección Teatro al día, de http://www.vayaalteatro.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s