Reflexión sobre “Who wants tuki? | ¿Quién quiere tuki?” mañana en @2001OnLine (@_Pocz @_Abstractor @MostroContenidos)

Cine, Cultura, Danza

Venezuela quiere tuki

Ya más de 93mil personas han visto el documental “Who wants tuki? | ¿Quién quiere tuki?” de Mostro Contenidos, a tan solo una semana de su estreno, según cifras de Youtube. A pesar de que ellos fueron quienes activaron el tema en la cultura pop juvenil, miré a mi alrededor y me di cuenta que estaba rodeada de amantes del género desde mucho antes: una de mis amigas llevó un DJ para que mezclara esa música en su boda y otro está haciendo una tesis sobre el tema para optar por el título de Licenciado en Comunicación Social de la Universidad Católica Andrés Bello, mención Periodismo, por ejemplo. Después me enteré que hay un montón de fiestas que el colectivo de DJ’s Abstractor organiza en Caracas y el interior del país para que la gente, a veces hasta muy sifrina, vaya a disfrutar del tuki en su ambiente de confort. Entonces uno se pone a pensar si será que este fenómeno de los barrios caraqueños pudiera convertirse en un movimiento generacional para Venezuela, tal como lo hicieron el hip hop en los noventa y el reguetón en los dos mil.

Los bailarines de changa tuki se visten con suéteres y zapatos de colores muy llamativos, tipo botas de goma. También usan gorras con la visera muy rígida y horizontal. Se contorsionan, mueven sus rodillas con una cadencia extrema y combinan los pasos que inventan en cada crew. Bailan en parejas, como competencias. Siguen los pasos y los modifican –generalmente los hacen más complejos– de acuerdo a los beats que esté generando la canción en ese momento. Todos son exagerados. Que si “el controladito”, “el elástico”, “el ventilador”. Esos son los que mencionan en el video, pero ninguno se parece a lo que hacen en la realidad: todo se complica aún más en la práctica.

Ni en las academias de baile más modernas del país consideran a “Pan con mortadela”, “Samba a los conejos” y “El Petarazo”, por decir algunas, como canciones para enseñar a bailar. También me queda la duda si esos grandes bailarines de Venevisión son capaces de imitar alguno de los pasos de estos chicos y por eso no los incluyen dentro de sus rutinas. Otros, todavía ven el género de forma despectiva. Incluso utilizan la palabra “tuki” para denigrar. A nuestro país le hace falta identificación. Y en whowantstuki.com hay un acercamiento a algo que podría convertirse en un referente venezolano, esta cultura underground que está generando ruido entre las zonas populares de Caracas.

Texto publicado en el diario 2001, el martes 09 de octubre de 2012

Anuncios

Un comentario en “Reflexión sobre “Who wants tuki? | ¿Quién quiere tuki?” mañana en @2001OnLine (@_Pocz @_Abstractor @MostroContenidos)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s