Mi reseña sobre el Proyecto Furor (Neodanza) y Contrasentido (Habilidades Mixtas) mañana en @2001OnLine

Domingo de danza alternativa

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Es increíble cómo uno puede llegar a alegrarse porque hay más de un espectáculo de danza contemporánea en la capital, durante un fin de semana. Sobre todo si son fechas tan agitadas como las que vivimos. Haciendo todo un ejercicio de desdoblamiento, pude estar a la vez en “Contrasentido” –la presentación de las compañías de danza integrativa DIN A 13 Tanzcompany, de Alemania, y AM Danza de Habilidades Mixtas, de Venezuela– y “Proyecto de Furor / Ánimos en 1000”, de Neodanza. Lo único que faltó en la agenda, por un cruce de horarios, fue “La visita” de Caracas Roja Laboratorio.

Habilidades mixtas

Ver a una compañía de danza integrativa (o habilidades mixtas, porque surge la pregunta de quién integra a quién) supone olvidarse de las discapacidades de los bailarines para entender que sus movimientos, tan difíciles y pesados, van siempre acompañados de sus nuevas extremidades: muletas, sillas de ruedas y prótesis. Que mueven estos instrumentos como parte de su cuerpo y que van acompañados en el sentimiento de la pieza que están interpretando. La escenografía de la Plaza Los Palos Grandes, además de niños jugando con triciclos y pelotas, fueron unas gigantografías en las que exigían seguridad, menos corrupción, más humanidad. La danza habla desde distintos postulados, pero no siempre lo hace de una manera tan directa. Menos cuando están compartiendo créditos con un país tan lejano como Alemania, a pesar de que ellos también piensen que desde la danza se puede construir un mejor lugar para vivir.

Neodanza

El furor de Inés Rojas no está para nada vinculado con la popular crónica que Leonardo Padrón publicó hace poco en el diario El Nacional. Tiene que ver, más bien, con el movimiento auténtico y la improvisación que su compañía, Neodanza, experimenta en escena para celebrar sus 25 años de fundación. Fue estupendo ver por segunda vez “Coffee Break”, en versión corta. El año pasado era una obra en proceso que tenía más cuerpos flojos y miradas débiles que fuertes. Esta vez, todas las personas de esa casa habitaron por completo su espacio y terminaron rompiendo los límites de sus propias habitaciones. Buscaron juntos calmar su sed y lo lograron, acompañados de unos visuales tenues y la música electrónica. Los ánimos en mil, del furor, estrenaron como una obra en proceso y habrá que esperar un año –tal vez– para entender estos nuevos resultados de improvisación en danza contemporánea.

Texto publicado en el diario 2001, el martes 02 de octubre de 2012

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s