Los Siete Pecados Capitales, la producción de la @FCND para este año

Pecados en proceso

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El jueves se llevó a cabo la muestra “Siete pecados capitales”, una producción en proceso que se presentará a partir del 9 de noviembre en el Teatro Teresa Carreño. La Fundación Compañía Nacional de Danza invitó a siete coreógrafos (dos internacionales) para que trabajaran en torno a uno de esos pecados. La soberbia, la gula, la ira y la lujuria fueron los primeros avances.

Luego de una intervención poco entretenida –pero necesaria– del escenógrafo Efrén Rojas, donde explicó la puesta en escena de los elementos que dispondrá, los bailarines interpretaron “Castillo de telaraña” de Armando Díaz. Él, que dijo haberse basado en Lady Macbeth para crear esta versión de la soberbia, trató de unir principios de la danza butoh y el kabuki para demostrar que todos tenemos un gran poder de transformar las cosas y utilizamos el pecado como un arma terapéutica para contrarrestar la situación. Fue un trabajo interesante de máscaras, contrapesos y drama.

Rommel Nieves propuso “La ira” para este proyecto. El primer reto para los bailarines fue adecuarse a las técnicas de la improvisación. Luego, incorporar unas ligas como elemento para trabajar en parejas. Por último, explorar dentro de las posibilidades de cada bailarín qué es lo citadino, qué es lo iracundo y proyectarlo en el escenario.

Leyson Ponce llevó su dramaturgia del movimiento a “Hombre manzana”, obra que simbolizó la gula, que se cree el pecado original desde el incidente con la manzana del Edén. El docente dio una clase magistral al finalizar la pieza, donde presentó este riguroso trabajo en el que se utilizó una mesa de 3 metros de largo y 12 hombres vestidos iguales que parecieran los apóstoles de Jesús en la Última Cena.

El uruguayo Martín Inthamossu fue el invitado internacional que mostró su trabajo sobre la virtud de la lujuria. Más allá de un obvio torso desnudo y algunos rasgos de “Matar a Cupido” (una de las obras que montó hace par de años en Caracas) “La casta” no sorprendió.

Los coreógrafos incorporaron su estilo muy particular a cada obra. Mostraron el proceso de algo que puede mejorar. Esta charla didáctica en la sala Juana Sujo de la Casa del Artista fue un gran conversatorio en donde espectadores y creadores intercambiaron ideas para hacer de esta producción, la mejor del año. Aunque sea una sola.

Texto publicado en el diario 2001, el 24 de julio de 2012

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s