Entrevista imaginaria a Francisco Salazar Martínez

Una historia de imborrables nexos con el mar

Francisco Salazar Martínez es poeta, periodista, diplomático y abogado venezolano de 85 años de edad, con excitantes historias que contar de su vida, como la persecución en tiempos de dictadura o el placer de tomar cerveza y whisky con los miembros de la República del Este. En agosto pasado presentó una antología de poemas que publicó El Nacional y pronto sacará a la venta una edición limitada dedicada a su amigo Marco Millani

 

Entrevista Imaginaria
Francisco Salazar Martínez en el lanzamiento de su Poesía esencial

Es justamente la isla de Margarita la locación que sirve de sede en este momento para un mágico reencuentro entre notables intelectuales que vivieron su juventud en la librería Sardio, situada en Caracas, cuando el boulevard de Sabana Grande se creía el “este” de la ciudad y los literatos crearon una ficticia “república” que empezó a formarse en los años cincuenta.

Pancho, como es conocido Francisco Salazar Martínez entre sus amigos, perteneció a esa República del Este. Allí conoció, entre otros, a Marco Millani y Rubén Osorio Canales, artistas con quienes ahora comparte las tardes de domingo en un café con vista al mar. La vida los encontró en la vejez, alejados de sus quehaceres profesionales pero no de sus placeres intelectuales. Desde 1925, año en el que nació en Aragua de Barcelona, Pancho tiene nexos imborrables con el oriente del país. Por eso Margarita es el sitio en el que este poeta venezolano decidió para pasar su vejez, desde que se jubiló de la cancillería hace diez años. Huir del estrés caraqueño y la casualidad lo llevó a reencontrarse con su pasado, ese que lo marcó a través de toda su obra poética de la que recién publicó una antología, en agosto de 2010.

A sus 85 años, Salazar Martínez se dispone a hablar con un agudo sentido del humor en un restaurante de Playa El Agua. La arena no tiene tantas huellas como los temporadistas están acostumbrados a ver en los brillantes días de agosto. Es una mañana de enero en la que el sol contacta directamente con el rostro de quienes se detienen a mirar el paisaje. Pancho pide un café y busca un cigarro en el bolsillo de su guayabera azul. Desde que lo enciende, se cuida el bigote corto para que no le caiga ningún resto de colilla. Es una maña que ha aprendido de tantos años de vicio. Entretanto, el poeta observa el horizonte con una sensibilidad ante los detalles que sólo un artista puede tener. Luego, pausado, habla de su estadía en República del Este como uno de los acontecimientos más representativos de la Venezuela tolerante. “Qué grata experiencia colectiva. En Sardio hubo un necesario aporte a la discusión desde las mesas en las que compartíamos en una especie de salas situacionales, si eso sirve de metáfora para que puedas entenderlo mejor, donde uno podía decir las cosas que pensaba, bien fuera con una voz de protesta o de aceptación”. Fueron años de desahogo político, en comparación con las persecuciones de las que fue víctima en tiempos de dictadura de Marcos Pérez Jiménez.

Justamente uno de los textos que hizo que Francisco Salazar Martínez ganara ávidos lectores en los años cincuenta fue la publicación de la Carta a Juan Vicente Gómez, en la que hizo similitudes entre las dos dictaduras que padeció la Venezuela contemporánea, una de ellas en plena vigencia por aquellos años. Versos tan crudos como “¡Qué disciplina general, qué disciplina! / ya ni siquiera el mono / puede romper la geometría de su trapecio / ni refutar a Darwin / porque es el mono, general, quien desciende del hombre / si es que vamos a creerle a tu figura”, le valieron ser prisionero del calabozo número 14 de la cárcel de El Obispo, además de ser recluido y torturado en la Seguridad Nacional que, para 1953, quedaba en El Paraíso.

Luego de unos años de fundada la República del Este, la librería emblema de los encuentros pasó a llamarse Summa. Allí Orlando Araujo, Caupolicán Ovalles, Alfonso Montilla, Manuel Quintana Castillo, Adriano González León, Rodolfo Izaguirre y Luis García Morales –entre tantos otros- también estuvieron presentes, compartiendo con José Salazar Meneses, el librero auspiciador que les concedía el lugar para reunirse. Salazar recuerda: “En aquellos años extraordinarios uno podía decir las cosas como le parecían. Yo siempre he tenido un gran sentido de pertenencia de las cosas. Por eso sigo escribiendo y si alguno de mis amigos tiene el mismo sentimiento, hasta podemos compartir la pluma en algún verso”.

El poeta no lo dice en broma. Sus versos fueron compartidos en muchas ocasiones con Marco Millani, Premio Nacional de Artes Plásticas, pero ahora es cuando en aproximadamente seis meses, Pancho publicará un libro en honor a su amigo, titulado Las hojas de Marco Millani, refiriéndose a lo que el pintor ha sido como dador de vida en los lienzos con la naturaleza y el cuerpo humano como tema principal. “Es un ensayo con sentido creador, que vendrá en edición limitada en aproximadamente unos seis meses. A pesar de que falta tiempo ya le di el primer número a Marco de regalo”, dice. Además, el departamento cultural de la Gobernación del Estado Nueva Esparta está organizando un espectáculo multimedia con la obra de Salazar, que será intervenida con los poemas de Adriano González León y una compañía de danza performance para narrar el signo en la comunicación del hombre. “Hay que abrirse a los nuevos caminos del arte. Yo a esta edad sigo publicando, vamos a ver qué tienen que decir estos muchachitos a través de lo que les gusta y si llegan a mi edad apreciando las cosas buenas y haciendo todavía más arte que yo”.

Poca memoria histórica

Es que Francisco Salazar Martínez es uno de esos personajes que las nuevas generaciones no han sabido agradecer el que haya nacido en el país y que todavía esté vivo. Sus grandes aportes a la cultura venezolana van desde asuntos diplomáticos hasta libros profundamente sentidos en cuanto a políticas y sentimientos populares. En los años sesenta fue el jefe de prensa del Instituto de Cultura y Bellas Artes, dirigido por Simón Alberto Consalvi, ese preámbulo a lo que sería luego el Ministerio de la Cultura; también se desempeñó como agregado cultural en países como Cuba, Bolivia, Suiza, Argelia y Senegal –y los demás organismos internacionales acreditados en Ginebra-, Costa Rica y México, donde prestó el servicio de cancillería hasta el cuartelazo de los coroneles. Estudió en la Universidad Santa María y se graduó en Derecho de la Universidad Central de Venezuela, título que logró con el propósito de convertirse en un luchador de beneficios sociales para los poetas del país. Sin embargo, y a pesar de que no obtuvo ganancias relevantes en esta materia, fueron sus escritos los que dejaron registro de su pensamiento y acción en contra de los gobiernos de turno con las publicaciones en El Nacional, a través de la columna Florentino y en El Universal con Historias de bolsillo, nombre que luego daría título al libro en el que se compilaron los mejores textos publicados en este diario venezolano de circulación nacional.

En medio de la conversación, Francisco saca de la cajetilla otro cigarrillo, pero antes de encenderlo se ríe porque ya no lleva la cuenta de cuántas bocanadas de humo ha tomado en el día “y eso que estamos a mitad de la tarde”, vacila. Cada texto y cada palabra de la que habla Pancho tienen un referente histórico, un notable poeta al cual tener en cuenta, un respiro de dolencia por los millones de habitantes que, en su país natal, no se molestan en aprender del pasado para forjar futuro. “La historia siempre ha sido una de mis debilidades. Débil porque me apasiona y escribir sobre ella me ha hecho ilustrar a los nuevos hacedores de historia. Como diría Neruda en su Oda a la vida: ‘Vida, los pobres poetas / te creyeron amarga / no salieron contigo / de la cama / con el viento del mundo’. Cambias las palabras correspondientes y ya está. Los protagonistas del olvido se convierten en hacedores de políticas inefables”.

Premios amnésicos

El hombre moreno, de baja estatura, que posee bolsas en lugar de ojeras, no se distrae fácilmente con el tono poético de las olas que están frente a sus ojos. El sentido irónico y crítico con el que afronta los temas de los que habla en su obra poética, son los mismos con los que asume la pertinencia de las preguntas que se le formulan. Con ironía dice que no es humorista: “No sé de dónde saca la gente que yo soy cómico”.

Para Francisco Salazar Martínez un Premio Municipal de Poesía, que le otorgaron en 1970, no es más que un pobre reconocimiento ante el talento nacional. Pancho piensa que a su edad, él debería tener una fortuna solamente en reconocimientos del Estado para con su poesía. “Trabajar toda la vida por una medalla que no traiga un cheque que te sustente en la vejez es un insulto para todo aquel que reciba este homenaje. Eso es lo que ahora entregan como Premio Municipal en este gobierno y no sirve de nada. En el momento que yo lo recibí sentí una alegría efímera. Por lo menos ya se reconoció el derecho de autor, vamos a ver cuántos años más van a pasar para que a uno se le den todas las gratificaciones que se merece un poeta tanto como un contador público, por decir lo menos”.

Ya los brochazos en tonos cálidos se asoman en el cielo. Es el final de un día que fue provechoso para recordar, a orillas de Playa El Agua, lo que tantas veces Francisco Salazar Martínez le ha contado a sus amigos. Su familia, que es Lelys su esposa –porque sus cinco hijos ya tienen las suyas-, lo espera para cenar. Pancho es un tipo que le interviene el pensamiento a quien lo descubre. Sus lecturas siguen vigentes desde siempre y para siempre.

Anuncios

9 comentarios sobre “Entrevista imaginaria a Francisco Salazar Martínez

  1. La estatura moral e intelectual de Francisco Salazar Martinez es enorme. Lástima que en nuestro país no se valore en su justa medida el gran legado y la riqueza que, desde la humildad y el inconformismo, nos sigue dejando este gran hombre, gran escritor y mejor padre.

    Irreverente y magistral serían buenos calificativos para describir su obra. Que la tinta de su pluma siga dejando huella y que sus pasos sigan por mucho tiempo más…

    Mi real felicitación a la autora de esta execelente entrevista imaginaria.

    Me gusta

  2. Acabo de leer su libro VIENTO SIN PIEL que usted entregó a mi esposo – u otra persona parecida a usted en el CCSambil; 3 pm – ; el hecho es que su poesía de un sólo trazo, la leí con mis propios ojos y estoy sorprendida por su destreza, talento, y maravillas de otro mundo.

    Gracias por haberme dado ese placer. Viviane Layseca poeta (de origen) en medio de este mar.

    Me gusta

  3. Su entrevista imaginaria esta llena de una realidad en donde se describe a un personaje nacional grandioso como los hay pocos o mejor dicho como quedan pocos en nuestro pais. Poeta de conducta intachable, padre irremplazable, ciudadano leal a la relaidad de su pais en donde diariamente escribe con una pluma pulcra para regalarnos lo bello de su poesia, lo exacto de su interpretacion de nuestra realidad plasmado en sus articulos y sobre todo un personaje ejemplar.
    Usted ha sabido describirlo en esta entrevista imaginaria y dejeme felicitarle por la manera de escribir sobre este poeta, abogado, escritor, periodista y diplomatico que aunque bajo de estatura es grande en ideas.
    Gracias por regalarnos esta maravillosa entrevista.

    Me gusta

  4. Hombre de mirada nostálgica, de inteligencia sublime, reservada, o tal vez muy pensada.Como podriamos calificar a este grande de la literatura venezolana. Si no creyera en lo mas puro de este planeta no podria describir a un gran literato de nuestra cultura venezolana.Tiene todos los atributos positivos que un gran ser humano pueda tener, ya que es, infatigable, honesto, erudito, dedicado, ordenado, metódico, decidido, consciente, amigable, altruista, conciliador, sociable, culto, dinamico, optimista, emprendedor, imaginativo, heroico,audaz, no es egoísta y le gusta dar y compartir con los demás, siendo en su vida personal un ejemplo de lo que fue ser un buen hijo, amigo incondicional, buen esposo y para todos sus hijos, ha sido un magnifico Padre, a quien debemos todo lo que somos hoy
    en dia. Como tambien ganador del premio nacional de poesía e hijo ilustre de su ciudad natal Aragua de Barcelona y tambien creador del poema en una sola estrofa el sextafora,solo para mecionarles algunos de sus logros ya que me podria quedar a escribir toda una lista de ellos. Creo que me quede muy corta en describir todos los atributos de este pequeno gran hombre, mi pequeno gran Chaplin.Don Francisco Salazar Martinez tiene la facilidad de jugar con los verbos y adjetivos y hacer de ellos un rompe cabeza de poesia pura y llenos de libertad.Cada verso escrito por su pluma, es un volcan en erupcion he incontrolable y su tinta es el unico testico de su pensamiento.Don Francisco siempre a llevado a su patria a flor de piel, y es un digno represente de su nacion, y nadie podra acallar o silenciar sus escrito a la libertad de nuestra republica y lleva a su pueblo en puno y letra.
    Estoy segura que algun dia reconoceran a este gran hombre de letra venezolana, quien a dejado muy en alto a su pais en sus distantas misiones diplomatica y quien su pluma incansable seguira deleitandonos por mucho tiempo mas de su incansable talento. Y repito Si no creyera en el equilibrio ,no podria escribir sobre este gran personaje que ya pertenece a la historia venezolana.
    Gracias Marmorales por permitirme vertir en esta pagina mis sentimientos hacia este gran hombre de letras venezolana, y quien estoy muy orgullosa de ser su hija. Chapaux pour toi papa, chapaux pour toi. Je t’aime.

    Me gusta

  5. Mi Negra hermosa !tenias que ser hija de tu Papa, que bello escribes, de tal palo tal Hastilla. Me embelezo con tanto talento poetico, mis respetos al Senor Salazar no solo por escribir tan bello, si no tambien por tener una hija a la cual admiro tanto por el talento que heredo sin duda de Usted. Lunilia Salazar de Crespo mi hermana del alma, gran mujer, Madre incondicional, espoza leal, amiga insuperable, y lo mas admirable es que leyendo lo que escribe Luni y el Senor Francisco Salazar siento que son una sola persona. Que Orgullo Venezolano. Negra prometido! ese final hay que celebrarlo juntas, palabra es palabra.

    Me gusta

  6. EL MAGNIFICO POETA Y PERIODISTA FRANCISCO SALAZAR MARTINEZ, EL MISMO DE “LA COPLA ERRANTE DE FLORENTINO” EN EL DIARIO “EL NACIONAL” Y UN TEXTO TAMBIEN POETICO TITULADO “NUEVA GUITARRA”, AMBOS MEMORABLES EN LA POETICA VENEZOLANA DEL SIGLO XX Y DE SIEMPRE. HONOR A DON PANCHO SALAZAR MARTINEZ, POETA DE SIEMPRE. ANDRES PADILLA, DESDE CARORA, LARA, AGOSTO 6 DEL 2014. GRACIAS.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s