Un oficio en extinción

Sin categoría

Marcy Alejandra Rangel

El oficio de ascensorista, como muchos otros, se ha visto desplazado por la tecnología. En los elevadores de algunos edificios públicos caraqueños –que reciben mil doscientas personas diarias en promedio- hay todavía alguien que vigila el estado del tablero y se encarga de abrir y cerrar las puertas. Es un oficio con muchas mañas que para muchos resulta inútil. Y si no se le agarra el tumbado con humor criollo, puede ser aburridísimo. Ahora, la travesía seguro se vuelve entretenida si uno se pone en los “tacones” de una ascensorista de la Asamblea Nacional el día de la semana en el que suben y bajan más diputados. · POR MARCY ALEJANDRA RANGEL FOTOGRAFÍAS ALEXANDRA BLANCO

Pueden ver esta experiencia, a través de la página web de la revista Marcapasos: http://revistamarcapasos.com/en-mis-zapatos/un-oficio-en-extincion/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s