Crónicas de Palahniuk

TEATRO Frente a 40 espectadores se desenvuelven 5 unipersonales

El mundo interno del individuo se vuelve

público en las Crónicas de Palahniuk

La obra es una adaptación de los libros Asfixia y Fantasmas del estadounidense, dirigida por Vladimir Vera

TET
Elvis Chaveinte, María Fernanda Parra, Jesús Sosa y Nadeschda Makaganow protagonizan el montaje junto con Fedora Freites FOTOS: MANUEL SARDÁ

El teatro de texto, y su posibilidad de criticar a la sociedad, aparece de manera intermitente entre los monólogos ligeros que llenan las salas del país últimamente. Una de las agrupaciones que todavía se arriesgan a montar obras complejas y que invitan a la reflexión es el Taller Experimental de Teatro, esta vez con la pieza Crónicas de Palahniuk, que se estrena hoy en el Teatro Luis Peraza de Valle Abajo.

La obra es una adaptación realizada por Vladimir Vera quien también dirige de los libros Asfixia Fantasmas del escritor estadounidense Chuck Palahniuk, que presentan a ciertos personajes marginados de la sociedad, con carácter agresivo.

El espacio donde se monta el espectáculo, además, crea una atmósfera especialmente cercana: 40 sillas (el máximo de espectadores que pueden entrar por función) son dispuestas en círculo, cual reunión de Alcohólicos Anónimos. Los 5 protagonistas avanzan entonces, sin pena alguna, en los relatos de sus historias. La magia comienza y termina con una zanahoria que, por diferentes razones, será el motivo de entrega de 2 de los personajes que practican sexo con ella.

El vestuario es una metáfora del estado anímico de los personajes. El hilo conductor de la pieza es una joven ataviada de blanco, con plumas que rodean su cuello. Intentó ser monja y estudió ballet de niña. Todo se refleja en una pantalla gigante que sirve de escenografía. El video, que es el mismo personaje viéndose una y otra vez, alude a ese mundo interior que se vuelve externo a la sociedad, representada por el público presente.

La primera crónica, “Tripas”, trata de un joven que, luego de obsesionarse con la práctica de la masturbación de maneras poco ortodoxas, por ejemplo con una zanahoria introducida en el ano, sufre un accidente que lo discapacita de por vida. Una mujer vestida con un sensual vestido rojo y zapatos de tacón alto también se decide, en medio de la reunión, a contar su historia. La mujer conoció a un anciano en silla de ruedas que padecía de progenia, una enfermedad que produce envejecimiento en la adolescencia. Aun así, ella quiso llevarlo a la cama. En este monólogo la actriz habla del abuso sexual de menores y del consumo de drogas. “Mientras haya pedófilos de buen corazón, las listas seguirán aumentando”, dice.

La tercera crónica habla de la reflexología y de las nuevas tendencias del esoterismo. Una hippie critica a quienes cobran dinero por dar masajes supuestamente terapéuticos pero que en realidad son eróticos. “¿Cuál va a ser la próxima industria en alza?”, se pregunta la mujer que, aparentemente, no incurre en hechos delictivos cuando se dedica a su oficio.

La zanahoria llega de nuevo a la escena, esta vez dentro del pantalón de un hombre obsesionado con la cocina y vestido con un traje manchado de sangre. Ante la cámara que refleja la imagen de los actores en la pantalla gigante de atrás, confiesa su afán por cortar zanahorias correctamente mientras las ingiere crudas. “Espero respuestas”, expresa.

Cada intérprete desaparece en cuanto cuenta su historia, como apenados de haber expuesto su alma. Al final vuelven a escena y se despojan de sí mismos. “¿Cómo vivirías si prefirieras no morir?”, se pregunta alguno. Y concluyen que, si la vida es como una pieza de teatro que permite cambios de ropa y pertenecer a otras representaciones… “Por favor: vayan, cuenten la obra y después… Vuelvan”.

(Publicado en Escenas, el 09/04/10)

Anuncios

2 comentarios sobre “Crónicas de Palahniuk

  1. Excelente obra….El espacio en donde se desarrolla cada una de las escenas, invita al público a estar involucrado con la misma. Es un ambiente íntimo y hay una interacción permanente con el público, pareciera que en momentos te van a tocar, a invitar y eso me agradó.
    En cuanto a la temática , estoy de acuerdo con la critica expuesta anteriormente, toca cada momento íntimo de cada quien y es exteriorizado de manera cruda y exagerada, es un poco desenmascarar al ser humano, “o sea, se ven las caras pero no los corazones”, es una critica de varios eventos psicológicos, existenciales visto de manera dramática…Pero bien..asi son las cosas, asi es la vida..
    Se sale del común de las obras que lamentablemente se exhiben hoy en nuestras salas caraqueñas..Es para un público muy especial, muy selectivo.
    La volveria a ver…..

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s